Aciertos y sobre todo desaciertos, sobre la alfombra de los Goya 2019

Los hombres, lo siento, aunque se pongan cinco elefantes con tutú en la cabeza no consiguen despertar mi interés ni aminorar mi bostezo. Este año ni un solo look me satisface ni me inspira. Correctas algunas, pero un buen look ha de proyectar humor, hedonismo, bondad, indulgencia, sensualidad y al mismo tiempo referencias, escepticismo... Debe ser armonioso, equilibrado, fino, pero sin dejar de señalar con descaro todo lo que se nos ha impuesto desde la necedad, amigos. La belleza siempre tiene algo de psicopático, ¿no?

En la medida en la que la puesta en escena se distancie de estos valores, para mí se acerca a la tibieza, a la simpleza intelectual, social, y por supuesto, moral. Y algo más grave: es un rollo.