Familia

Aprende a llevar a tu oficina un tupper saludable

Comer en la oficina no tiene por qué ser aburrido ni poco saludable

No tener tiempo para volver a casa a comer desde el trabajo es lo normal y pagar a diario un restaurante no es una solución buena para el bolsillo. EL tupper es lo normal pero muchas veces agotamos las ideas y posibilidades. Te damos ideas y consejos de la mano de los nutricionistas de Go-Fit.

Publicidad

Sabemos que comer fuera nos predispone a hacer comidas más copiosas, con opciones diferentes a la que hubiéramos preparado en casa, comer en menos tiempo y, en definitiva, cuidar un poco menos nuestra alimentación. No podemos evitar que comas fuera de casa durante tu jornada, pero sí ayudarte a mejorar este hábito con varios ejemplos y consejos. Te proponemos que prepares tu propio tupper saludable, y te explicamos cómo conseguir que sea nutritivo, rápido y delicioso. Los nutricionistas de los gimnasios GO-Fit nos dan sus ideas.

Planifica tu semana

Publicidad

Uno de los pilares de una buena alimentación es la planificación. Si hemos planificado previamente nuestros platos semanales, no recurriremos a opciones másrápidas y seguramente menos saludables. Dejar planificadas nuestras comidas nos ayuda a emplear el tiempo justo en prepararlas y disfrutar del resto en otras actividades. Como herramienta para la planificación podemos emplear una plantilla semanal de comidas, e ir rellenándola con los platos que vamos a tomar.

Publicidad

Haz una compra eficiente

Este paso también forma parte de la organización. Una vez tenemos una plantilla semanal o una idea estructurada de lo que vamos a comer cada día, buscamos un buen momento para realizar la compra de todo lo necesario para la semana o gran parte de ello. Recuerda que consumir los alimentos propios de la temporada, tiene ventajas como mejor sabor, textura y precio entre otros.

Prepara tus platos y consérvalos adecuadamente

Publicidad

Nos centraremos ahora en cómo preparar y conservar los alimentos. Dependiendo de nuestra rutina, nos será más fácil preparar en una tanda la mayoría de platos de la semana o hacerlo con anterioridad la tarde o noche anterior. Lo recomendable es que una vez preparado el plato, dejemos atemperar si es un plato caliente y posteriormente conservemos siempre en el frigorífico. Una vez fuera de casa, también es recomendable mantener la cadena de frío. En caso de ser un plato de consumo caliente, necesitaremos microondas para el momento de tomarlo. Para transportarlo, lo mejor es emplear un recipiente de vidrio. A pesar de su peso, este tipo de material se limpia fácilmente y al calentarlo no transmitirá ninguno de sus componentes a los alimentos. Podemos encontrarlos con un solo compartimento o con varias secciones en un mismo recipiente.

Hay alimentos que pierden mucha agua al cocinarlos, como ciertas carnes que no suelen conservar su jugosidad al día siguiente, pero podemos mejorar esta condición añadiendo a nuestro tupper una salsa o vinagreta saludable casera. En cuanto al aderezo de nuestros platos fríos, añadirlo justo en el momento de consumo, para que los vegetales mantengan su firmeza y textura crujiente, es lo ideal.

Una buena estrategia es, complementar las cenas con el tupper que hayamos tomado al medio día. De forma que si el alimento proteico que hemos tomado es una legumbre o carne, escoger pescado o huevo por la noche. Además, no debemos olvidar incluir verdura tanto en almuerzo como cena.

Tuppers saludables

Ensalada de quinoa: En este plato encontramos proteína de origen animal y vegetal, un gran aporte de fibra, grasa saludable y micronutrientes como vitamina C y del grupo B.

75 gr de quinoa integral (peso en crudo)

Zanahoria

Tomate cherry

Pepino

Salmón ahumado

Aguacate

Lechugas variadas o espinacas

Para el aliño: aceite de oliva virgen extra, sal y vinagre u otros condimentos al gusto.

Elaboración:

Primero lavamos la quinoa muy bien, la cocemos durante unos 20 minutos desde que el agua haya llegado a ebullición. Utilizamos el doble de agua que de quinoa.

Una vez cocida apartamos del fuego y dejamos que se atempere.

Lavamos y cortamos las hortalizas y el aguacate.

Cortamos el salmón.

Añadimos todos los ingredientes a nuestro tupper de ensalada, dejando para el último lugar las hojas variadas, que pueden deteriorarse algo más con el paso de las horas.

Preparamos nuestro aliño que llevaremos en un botecito a parte para añadir en el momento de consumirla. Empleamos AOVE, limón, sal.

Toma este plato en frío y acompáñalo con una pieza de fruta.

Salteado de garbanzos y huevo: Este tupper destaca por su contenido proteico y su facilidad para prepararlo. Complementaremos con una guarnición vegetal para enriquecerlo aún más.

80g de garbanzos (peso en crudo)

2 huevos

Cebolla

Ajo, 1 diente

Pimentón

Perejil

AOVE

Tomate de ensalada

Modo de elaboración:

Cortamos el ajo y la cebolla, añadimos a la sartén con aceite y sal. Removemos.

Añadimos los garbanzos ya cocidos.

Mezclamos todo el contenido de la sartén con perejil previamente lavado.

Removemos hasta que el salteado esté tostado.

Rompemos dos huevos sobre los garbanzos y dejamos que se cocinen tapando la sartén.

Especiamos con pimentón ahumado y pimienta al gusto.

Por otro lado, lavamos y cortamos los tomates y aliñamos. Los usaremos para acompañar nuestro plato de salteado de garbanzos. Para este plato es ideal emplear un tupper con distintos compartimentos.

No olvides incluir el postre.