Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo

Eva Bailén, impulsora de la campaña por una racionalización de los deberes, publica un libro sobre el tema

  • Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo

Tiempo de lectura 8 min.

15 de febrero de 2018. 07:35h

Comentada
Gema Lendoiro Madrid. 15/2/2018

ETIQUETAS

Mucho se ha hablado del tema de los deberes en casa. ¿Están algunos colegios sobrecargando de deberes a los niños de primaria? ¿Es normal que un niño de siete años se acueste a las once de la noche porque lleva dos horas haciendo “la tarea”? Los expertos no se ponen de acuerdo aunque cada vez más parece que hemos llegado a un consenso: los deberes son importantes pero deben ser acordes con la edad del alumno. Un niño de, por ejemplo, siete u ocho años, no debería estar más de veinte minutos en casa haciendo deberes. Eva Bailén, ingeniera de telecomunicaciones, es una de las mayores defensoras de una racionalización de los deberes. Tanto es así que el año pasado inició una campaña en change.org de recogida de firmas por la racionalización de los deberes en el sistema educativo español. Ahora saca libro con Temas de Hoy (Grupo Planeta) sobre el tema: Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo.

Un día, de repente, los deberes llegan a nuestras vidas y a las de nuestros hijos, invaden nuestro tiempo libre, nos roban Los fines de semana y se cuelan en nuestras vacaciones. A diario te preguntas: pero ¿qué han hecho hoy en el colegio?, ¿por qué no son suficientes las horas de clase?, ¿son necesarias tantas tareas escolares?... La vida de tus hijos parece la de un ejecutivo estresado, sin tiempo para el juego, el deporte o el ocio.

Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo es la propia experiencia de Eva Bailén, una madre que vive con inquietud esta situación y que se cuestiona si el sistema educativo español es el más adecuado para formar a los futuros profesionales. Su lectura te ayudará a gestionar los momentos de estrés que generan el exceso de deberes y te dará las claves para sobrellevarlo.

Convivir con los deberes de mi hijo

Una mañana cualquiera:

6:30. Suena el despertador de mamá.

7:00. Suena el despertador de papá.

7:30. Papá levanta a los niños; mamá se ha vuelto a marchar sin verlos.

8:00. Papá y los niños salen de casa, sin desayunar.

8:30. Objetivo cumplido: niños colocados en el colegio.

Una tarde cualquiera:

17:00. Los padres recogen a los niños del cole.

17:30. Pablo tiene judo y Marta, flamenco. Mientras Marta baila, mamá aprovecha para hacer la compra en la frutería. Mientras Pablo está en judo, papá saca su portátil y sigue trabajando.

18:30. Se acaban las extraescolares, todos para casa.

19:00. Llegan a casa, abren las mochilas, sacan las agendas. Empiezan a hacer los deberes, a estudiar...

20:00. Mamá comienza a preparar la cena; papá sigue ayudando con las tareas de clase.

21:00. La cena ya está hecha, pero los deberes, no; deciden cenar y seguir después con ellos.

22:00. No saben si dos más dos son cuatro o cinco, se les olvidan las tablas de multiplicar, no entienden nada de ciencias naturales...

22:30. Los nervios se crispan, los niños están agotados, los padres también y los deberes no están acabados, ¿qué hacer? Hoy tampoco hay ducha ni cuento.

¿Tu día a día se asemeja al presentado anteriormente? Entonces tienes mucho que compartir con Eva Bailén y con los miles de padres que luchan cada día por conciliar sus vidas profesionales y familiares con la vida académica de sus hijos.

En el vídeo de la campaña llevado a cabo por Eva Bailén por la racionalización de los deberes —se viralizó con el hashtag #lohacesypunto— se buscaba mostrar cómo es la vida estresada de un niño en edad escolar. ¿En qué trabajo se echan tantas horas? Los síntomas causados por el estrés producido por el exceso de deberes se pueden incluso confundir con signos del acoso escolar; es lo que Jesús Salido, presidente de la CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos) llama acoso institucional.

Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo

Poner orden en la vida familiar

Normas para una buena convivencia

Son tantas las actividades que tiene un niño a lo largo del día, que la palabra priorizar será fundamental en tu rutina diaria si quieres conseguir hacerlo todo. Pautas para tratar de no morir haciendo los deberes:

-Prioriza.

-Sáltate la rutina.

-Acota el tiempo.

-Insta a tu hijo a empezar por las tareas más difíciles.

-Dormir renueva.

¿Dónde hacer los deberes?

Cuando los niños comienzan a tener tareas que hacer en casa, el consejo más habitual es que deben tener un lugar fijo y tranquilo para hacerlas. ¿De verdad creemos que lo que le apetece es otra vez hacer más de lo mismo? Dejar a un niño de primero o segundo de primaria solo en su dormitorio, es lo más parecido a un castigo.

¿Cómo resolver los conflictos derivados de esta situación?

La resolución de este tipo de enfrentamientos según la psicóloga Rosa Jové debería pasar por tres fases:

1. Comprensión.

2. Explicación educativa.

3. Ofrecer alternativas.

A mi hijo no le gusta hacer los deberes

Al colegio y al instituto se debería ir con alegría, porque es el lugar donde los chicos aprenden y se forman, donde los adultos que serán comienzan a forjarse. Si a tu hijo no le gusta ir a la escuela, ¿cómo pretendes que le interese hacer deberes?

¿Dificultades de aprendizaje?

Los conflictos y los problemas derivados de la realización de deberes provienen de una dificultad del aprendizaje:

-Altas capacidades.

-Dislexia.

-Trastorno del déficit de atención.

Estas dificultades ponen de manifiesto la necesidad de particularizar las tareas en función de las necesidades educativas de cada niño.

¿Educar en casa? Una posible solución viable en muchos países

Se estima que en nuestro país hay entre dos mil y cuatro mil familias homeschoolers, es decir, que hayan optado por educar a sus hijos en el hogar. Muchos niños tienen dificultades de adaptación a la escuela o al instituto, y las familias que educan en casa toman esta decisión tras verse demolidas por un sistema en el que los niños con dificultades de aprendizaje sufren, no aprenden y acaban desmotivándose.

En países como Estados Unidos o Reino Unido, el número de familias que educan en casa es mucho mayor que en España, y cada vez hay más universidades americanas que reservan plazas para los niños educados en el hogar. Dicen que Harvard se rifa a los homeschoolers.

¿Qué problemas se derivan de la carga excesiva de deberes?

-Contenidos excesivos y repetitivos.

-Pruebas de evaluación externas.

-El intento por fomentar el gusto por la lectura.

-Excesivo protagonismo del libro de texto.

-Un mal planteamiento del bilingüismo.

Los libros de texto como origen de la sobrecarga de deberes.

Los libros de texto suponen:

-Un importante desembolso económico.

-Cambiar a menudo de temario impide el préstamo entre hermanos.

-Son la única guía oficial de estudio.

La LOMCE (actual ley educativa), ha supuesto un incremento de tiempo dedicado a los deberes, las horas dedicadas a asignaturas como Lengua o Matemáticas se han visto recortadas, por lo que muchas de las tareas que deberían realizarse en las aulas, se envían para casa o para hacer durante las vacaciones.

¿Cuál es la responsabilidad social de las editoriales?

Las editoriales deberían tener en cuenta:

 El peso de las mochilas (no pueden pesar más del 15% del peso del niño).

 Ofrecen más libros de los necesarios y muchas veces no da tiempo a realizar la totalidad de sus actividades en clase.

 Prima el interés económico por encima del aprendizaje.

Es responsabilidad de las editoriales el ajustar los contenidos y los deberes propuestos en sus libros a los tiempos lectivos de los que disponen los docentes para completar un curso.

¿Es posible otro modelo de libros escolares?

Sería mejor plantear pocos deberes, pocos contenidos, escogidos, ajustados a los estándares de aprendizaje que dicte la ley.

La autora propone dos módulos:

1. Contenidos para trabajar en clase conseguir el interés por aprender.

2. Contenidos para trabajar en casa  reforzar dicho interés en lo aprendido en clase.

Últimas noticias