Actualidad

¿De verdad te apetece seguir fumando?

Siete de cada diez fumadores quiere dejar de fumar, sin embargo lograrlo no es tan sencillo

El tabaco es el responsable del 90% de los casos de cáncer de pulmón
El tabaco es el responsable del 90% de los casos de cáncer de pulmón

El pasado año se diagnosticaron en nuestro país 28.645 nuevos casos de cáncer de pulmón, habiéndose convertido en el tercero más frecuente en España. También es responsable directo de patologías como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

El tabaco es reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la principal causa directa de más de 25 grupos de enfermedades, siendo la primera causa de mortalidad evitable. Es conocido por todos, por ejemplo, la relación entre el tabaco y las enfermedades respiratorias, como el cáncer de pulmón, del que es responsable en un 90% de los casos. El pasado año se diagnosticaron en nuestro país 28.645 nuevos casos de cáncer de pulmón, habiéndose convertido en el tercero más frecuente en España. También es responsable directo de patologías como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Pero, además de ser responsable del 90% de los cánceres de pulmón, mediante diversos estudios epidemiológicos se ha encontrado una sólida relación entre el consumo de tabaco y el desarrollo de cáncer de otras localizaciones incluyendo la cavidad oral, la laringe, el esófago, la vejiga, el riñón, el páncreas, el estómago y el cuello del útero.

Por supuesto no podemos olvidar la estrecha relación entre el tabaco y la enfermedad cardiovascular, incluyendo la cardiopatía isquémica, el infarto de miocardio, el ictus, la enfermedad vascular periférica y el aneurisma aórtico, existiendo además una relación dosis-respuesta.

Con estas cifras son más que evidentes los beneficios de dejar de fumar, pero vamos a intentar desglosar un poco mejor los beneficios que dejar de fumar tiene para nuestro organismo, unos beneficios que se pueden empezar a notar desde el primer día...

· Tan sólo 20 minutos después de apagar el último cigarrillo la tensión arterial y el ritmo de pulso de nuestro organismo recuperan sus valores normales.

· Si llevamos 8 horas sin fumar, los niveles de nicotina y monóxido de carbono se reducen a la mitad.

· Con tan solo un día sin fumar ya disminuimos el riesgo de un ataque al corazón y a las 48 horas mejora nuestro gusto y nuestro olfato.

· Si conseguimos estar tres días sin encender un cigarrillo mejorará de forma considerable nuestra respiración.

· Entre medio mes y tres meses después de dejar de fumar conseguimos que mejore la circulación, nuestra capacidad para caminar mejor y la función pulmonar.

· De 1 a 9 meses sin fumar, empezaremos a notar también que disminuye la tos y la fatiga, aumentando la sensación de bienestar

· Cuando llevas 5 años sin fumar el riesgo de morir de enfermedad cardiaca es igual al de los no fumadores.

· Si llevas más de 10 años sin fumar se reduce el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, hasta en un 90% después de quince años sin fumar. También se previenen enfermedades cardiovasculares y, en definitiva, se ayuda a mejorar el aspecto físico general de la persona que deja el tabaco....

Además, abandonar el tabaco mejora la expectativa de vida en general porque disminuye el riesgo de padecer determinadas enfermedades, proporcionando, en definitiva, una mejor calidad de vida.

A nivel físico, el aspecto mejorará también notablemente, la piel estará más luminosa, y los dientes y el aliento también mejoran.

Consejos para dejar de fumar

Pese a todos estos beneficios, la realidad es que en nuestro país un 30% de la población adulta es fumadora, aunque se estima que 7 de cada 10 fumadores quieren eliminar el tabaco de sus vidas; sin embargo, resulta mucho más difícil de lo que se cree. Quiero aprovechar este artículo para ofrecer a todas las personas que estén interesadas en dejar de fumar algunos consejos para hacerlo:

1. Antes de encenderte un cigarrillo pregúntate: “¿Por qué fumo?” Si te paras a pensarlo descubrirás que muchos lo de los cigarrillos que se fuman no son por necesidad física, sino por el hábito adquirido.

2. Haz una lista con los motivos por los que continúas fumando y aquellos por los que deberías dejarlo, te sorprenderá el desequilibrio. Esta lista puede ayudarte también en los momentos de debilidad en los que quieras coger de nuevo un cigarrillo, podrás consultarla y recordar los motivos por los que estás dejando el tabaco.

3. Ponte metas a corto plazo y sustituye el fumar por hábitos más saludables que deberás ir incluyendo en tu vida de forma progresiva. Comenzar a hacer ejercicio (mejor si es en grupo), beber abundante líquido y una dieta rica en fruta y verdura pueden ayudar a dejar el tabaco.

4. Buscar ayuda también se hace necesario, y no hablamos sólo de ayuda profesional sino de ayuda de tu entorno. Es importante que familiares y amigos conozcan la decisión de dejar de fumar, para que puedan ser partícipes de este cambio en tu vida; así te animarán a no encenderte un cigarrillo si vas a hacerlo delante de ellos.

5. Si fumas más de 10 cigarrillos al día, se recomienda también acudir a un especialista que facilite al paciente el tratamiento médico adecuado, ya que el 70% de quienes se ponen en manos de especialistas consigue dejar de fumar, limitándose este porcentaje a sólo el 5% en las personas que deciden hacerlo sin ayuda.

Dr. Gustavo de Luiz, Responsable del Servicio de Neumología del Hospital Vithas Xanit Internacional