Lo que más necesita la maternidad es mucha calma

Sabina del Río y Natalia Valverde abordan en un libro la psicología perinatal

Si la figura de la madre no se cuida, todo se desmorona. Es por ello que lo que se llama psicología perinatal es tan importante y nunca debería ser descuidada. Este libro aborda todos esos temas.

Todos los años salen nuevos libros sobre maternidad que intentan orientar a los futuros padres sobre la apasionante etapa que estrenarán. Algunos hablan de consejos muy prácticos pero pocos inciden en lo que será, sin ninguna duda, lo más importante: cómo estará la madre psicológicamente tras el parto. Si la figura de la madre no se cuida, todo se desmorona. Es por ello que lo que se llama psicología perinatal es tan importante y nunca debería ser descuidada. En España todavía estamos empezando a dar pasos tímidos aunque cada vez hay más información, más libros y, sobre todo, mayor conciencia. Muchas mujeres se dan cuenta de que nada es como esperaban y sienten tristeza, desolación, desilusión...todo ello vivido en un sepulcral silencio en parte por esa idea sacralizada que la sociedad traslada de la maternidad. El marketing, las revistas de sociedad con madres famosas posando ideales 15 días después del parto hacen que se cree una imagen distorsionada de la realidad.

La maternidad es un camino duro para el que hay que prepararse, informarse. De la misma manera que muchas estudian detalladamente los diferentes tipos de carritos que hay en el mercado, sería muy importante que leyesen sobre salud mental perinatal. Sobre todo para identificar una posible depresión postparto y pedir ayuda cuanto antes.

Natalia Valverde y Sabina del Río son las psicólogas del gabinete Calma Psicología, especializado en salud perinatal y ahora han publicado un libro Ante todo mucha calma (ed. Esfera de los libros), donde hablan en profundidad de todos estos temas basado siempre en su propia experiencia en la psicología clínica.

Las autoras aseguran que “la maternidad te revuelve y te remueve, por fuera y también por dentro. No hay nadie a quien deje indiferente. Tener un hijo supone una revolución a tantos niveles que tu vida ya nunca volverá a ser la misma. Es algo tan intenso que tus días antes de tener hijos se te harán ajenos, lejanos. A pesar de que una y otra vez te sorprenderás pensando en la cantidad de cosas que te gustaría hacer si tuvieses tiempo, una vez que tienes niños te resulta imposible imaginarte tu vida sin ellos.

Tener hijos es toda una aventura. En ocasiones conlleva dificultades, miedos, cansancio y dudas, pero os aseguramos que también las mayores satisfacciones y alegrías”. Sin embargo no hay maternidad tranquila y perfecta. Las psicólogas lo dejan claro: “A todos nos pasan cosas. Pero, qué duda cabe, al final siempre compensa” A lo largo del libro hablan mucho de las mujeres, de las madres y de sus bebés. También de los hombres, pero menos. Piden que nadie se ofenda por ello y que es un libro para ser leído por hombres y mujeres, pero que se trata de abordar a fondo la psicología femenina. A ellos les puede ayudar a entender el proceso tan complejo por el que pasan las mujeres en estos momentos, a comprenderlas y a acompañarlas a lo largo de situaciones en ocasiones complicadas. A ellas quizá les alivie ver puestas en palabras las emociones por las que atraviesan y el darse cuenta de que no están solas y que no son las únicas a quienes les ocurren estas cosas, sino que hay un camino de alguna manera universal que recorren las madres durante este periodo perinatal”.

La experiencia de estas dos profesionales les hace asegurar que “a pesar de que muchos aspectos tienen que ver con diferencias individuales o personales, hay otros universales, comunes a cualquier maternidad, y otros que estarán marcados por la cultura y el momento histórico en que viva cada mujer”. Por ello en este libro se aborda también algo de la psicología masculina en el periodo perinatal, tema olvidado siempre y que apenas comienza a abrirse camino. “No podemos subestimar el papel de la figura paterna ya que es fundamental como apoyo a la mujer, pero también como referente y figura de apego primordial para los hijos. Cada día, para bien de todos, está más presente y es más partícipe en la vida de los hijos y primeros cuidados del bebé. Además hay que entender que no todo es un camino de rosas para él, y que si la mujer atraviesa sus dificultades, también el hombre sufre, se entristece, duda, se ocupa y se preocupa”.

Y de eso trata este libro. De intentar ayudar a los padres y a las madres para que vivan la maternidad de una manera tranquila y serena que les permita disfrutar de su embarazo, de su parto y de su bebé sin angustiarse demasiado. Porque son momentos que, aunque se hacen eternos, a la vez pasan en un suspiro; y no hay vuelta atrás.

La psicología perinatal y su aplicación en la psicología clínica

Ambas reconocen que “este libro surge fruto de años ejerciendo tanto de psicólogas perinatales como de madres. En este tiempo hemos disfrutado muchísimo con nuestro trabajo y aprendizaje en esta disciplina emergente. Esperamos que llene algunos de los vacíos que nosotras hemos ido encontrando en el camino, que ayude y guste”.

La psicología perinatal Dentro de la psicología, la psicoperinatología o psicología perinatal es la rama que se ocupa de cuidar a las madres y a los padres durante el embarazo, el parto y la crianza de su bebé, y que estudia el desarrollo emocional del niño ya desde la concepción. Hace solo unas décadas se empezó a tener en cuenta la infancia y se vio la importancia de los primeros años de vida para el desarrollo, a todos los niveles, del niño.

Y ahora estamos avanzando un poco más y descubriendo cómo el ambiente en el que crecemos es importante y nos afecta, ya desde la misma concepción del embrión. Si bien antes se pensaba que dentro del útero el bebé estaba protegido de los acontecimientos adversos, hoy día, y gracias a numerosos estudios, sabemos que el ambiente intrauterino en el que crece el bebé puede afectar a su desarrollo y producir cambios en su estructura básica. Es lo que se ha llamado «teoría de la programación prenatal o fetal» (fetal programming) y que explica la importancia del entorno prenatal, ya que el feto se ve obligado a adaptar su proceso de crecimiento normal ante la exposición a estímulos perjudiciales.

La epigenética

Esta teoría de la programación prenatal está relacionada con el concepto innovador de «epigenética», que tiene en cuenta los determinantes no genéticos que afectan al desarrollo de un individuo, y según el cual pueden darse cambios en la expresión de los genes debido a factores exógenos in útero y establecerse patrones fisiológicos y estructurales permanentes y que afecten incluso a la programación de generaciones futuras. Es decir, que características adquiridas pueden ser transmitidas a las siguientes generaciones. En definitiva, lo que sabemos es que la futura salud, tanto mental como física, del niño depende en parte de cómo atraviesan madre y bebé estas etapas previas al nacimiento e inmediatamente posteriores: el periodo perinatal. Lo que le suceda al bebé en estos momentos será sumamente importante para su desarrollo y las experiencias tempranas a las que se vea expuesto pueden llegar a dejar huellas a nivel físico y psíquico, ya que la expresión genética se ve influida también por factores ambientales, psicológicos y/o emocionales ocurridos durante esta etapa uterina y primeros años de vida.