Alicante, una ciudad abierta

Alberto Calleiros y Javier Prados, del restaurante Open Alicante
Alberto Calleiros y Javier Prados, del restaurante Open AlicanteLa Razón

Hace no muchos años se decía que Alicante era una de las ciudades donde mejor se comía del planeta. Al calor de la indiscutible mejor barra de España, como es Nou Manolín, o la esplendorosa aparición de El Portal y su brillante espacio, junto a María José San Román como gran dama, el territorio alicantino se convirtió en santo y seña para los gourmets. Evidentemente también influyó la elección como sede de los congresos organizados por el inefable Rafael García Santos, llamados «Lo mejor de la gastronomía». Ha pasado el tiempo, las instituciones tienen menos alegrías financieras, pero la llama de la creatividad no decae. Un par de aguerridos cocineros, Alberto Calleiros y Javier Prados, aperturan su talento y sus ganas de indagar en el producto de la zona. Su fresco concepto, con un gran dominio técnico de los fondos, se expresa en una retahíla de traviesos platillos.

Con una cocina vista «de verdad», comienza la traca inicial con la Gilda Open, gracias al bonito, piparra dulce y fondo de vermú. Luego, una ensaladilla calificada como salvaje, coronada por salmón rojo y yema de cocido curada, ostras, navajas, la tortilla hecha al momento, clotxinas, natilla de gambas con esparraguín de Villena o una brutal vieira sobre escabeche profundo de pato. Más alegrías para el cuerpo la constituyen las armónicas manitas con quisquillas, setas y cereza. Por no hablar de las albóndigas de bacalao, blanquet con unos guisantes de lágrima alicantinos que no envidian a los mejores guipuzcoanos. ¡Ah! La catalana de atún rojo sobre un memorable guiso de tomate es imprescindible. También, el sepionet con verdinas, un majestuoso pepito de pluma ibérica y la interpretación lúdica de postres clásicos, como la naranja preparada o la tarta al whisky.

En Open Alicante está todo bueno, hasta el café. Por no hablar del vino por copeo que el sumiller Jordi García orquesta diariamente, recorriendo pequeños viñadores con guiños a la terreta. Camino de su cuarto año de vida, este esquinazo y su divertida barra, que resucitará, merece parada y fonda.

Cocina: 8,5 Bodega: 8,5 Sala: 8,5 Felicidad: 8,5

Dónde: C/ Manuel Antón, 12, Alicante.

Tel.: 956 35 95 91.

Precio medio: 30 euros.

openalicante.com