Cocinar

Olvídate de las salpicaduras. Este es el truco definitivo para que el aceite no “salte”

En realidad, lo que “salta” no es el aceite, sino el agua que cae sobre el aceite o que está en el propio alimento a freír. Y en ese proceso, arrastra parte del aceite

Cortadores de verduras para preparar deliciosos platos
Que salte el aceite caliente es consecuencia del contacto con el agua de los alimentos | Fuente: FreepikFREEPIKfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

Una de las experiencias más aterradores a las que un ser humano puede enfrentarse en una cocina es ese momento en el que el aceite ya está lo suficientemente caliente como para arrojar dentro lo que sea que queramos freír. Cuando nos vemos en esa tesitura, ni siquiera somos capaces de mantenerle la mirada a la sartén, por si acaso una de las gotas sale despedida y nos cae directamente en los ojos. Aguantamos la respiración, nos acercamos lentamente y con uno de los brazos totalmente extendidos arrojamos lentamente el pescado, la carne o las verduras que queramos freír. Mientras, con la otra mano sujetamos un escudo que hemos improvisado con la tapa de una cazuela. Es la pesadilla culinaria a la que todo cocinero, profesional o aficionado, debe enfrentarse.

Mujer cocinando verduras en una sartén
Mujer cocinando verduras en una sarténFREEPIKfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

¿Cómo puedo hacer para que el aceite hirviendo no salpique?

Solemos decir que “salta” el aceite. Pero -en realidad- lo que “salta” es el agua que cae sobre el aceite o que está en el propio alimento a freír y, en ese proceso, arrastra consigo parte del aceite. Esto sucede porque la temperatura de ebullición del agua es de 100ºC y la del aceite ronda los 200ºC.

Cuando algún alimento entra en contacto con el aceite caliente, el agua que está contenida en este alimento pasa del estado líquido al gaseoso de forma súbita y violenta. Lo que provoca la formación y el estallido de burbujas de aire y vapor que -una vez en la superficie- crean salpicaduras.

Por eso, lo que solemos hacer para evitar que surjan salpicaduras, es evitar el contacto del aceite caliente con el agua tratando de que los alimentos que vayamos a freír estén lo más secos posibles. Podemos hacerlo con un trozo de papel de cocina, rebozando los alimentos, etc.

Otra opción es echar los alimentos al aceite cuando este todavía está frío; de forma que ambos se calienten a la vez y que no exista un diferencial de temperatura entre la humedad del alimento que estemos cocinando y el aceite. Sin embargo, hay otro remedio que es bastante interesante y socorrido: añadir un poco de sal o harina en el aceite.

Lo que podemos hacer para que no salte el aceite es tratar de evitar el violento contacto con el agua
Lo que podemos hacer para que no salte el aceite es tratar de evitar el violento contacto con el aguaGetúlio Moraesfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

Si tienes miedo de que llenarte de quemaduras, lo único que tienes que hacer es echar un puñadito harina en el aceite justo antes de echar a la sartén los alimentos que quieras freír. Este tip también es útil si ya estás friendo algo y el aceite ya está saltando. Espolvorea un poco de harina y verás que las salpicaduras remitirán inmediatamente.

Además de la harina, la sal es otro buen ingrediente que hará que el aceite deje de saltar. El truco está en echar esa pizca de sal sobre las burbujas que se forman antes de que salten y empiecen a ponerlo todo perdido. Al igual que la harina, este condimento también absorbe el agua y te ayudará a hacer un buen frito... y con total seguridad.