Los sábados de Lomana: “Fernando Simón se ha convertido en un personaje de cómic negro"

Otra semana más de confinamiento, pero ya más llevadero al poder salir a caminar siguiendo todo el protocolo de protección. Vemos cierto movimiento para que España empiece a ponerse en marcha, diga lo que diga el Gobierno, no podemos seguir así. A ellos les gusta, se sienten cómodos en este “impasse”... Parece que sigan las teorías de Soros y su grupo de, cuanto peor, mejor. Esta forma de cargarse España y su economía sin ningún plan alternativo, excepto tenernos controlados, no me la creo.

No me creo absolutamente nada de lo que dice Pedro Sánchez con su media sonrisa cínica, haciendo ver que él está por encima del bien y del mal, y que el resto de los mortales somos imbéciles que lo que tenemos que hacer es callar y seguir al “gurú” máximo de esta panda de incompetentes arrogantes. De la misma forma que la humildad es sinónimo de inteligencia, la soberbia y la arrogancia lo son de la ignorancia y el papanatismo.

¿Por qué voy a creer a un Gobierno que con el asesor y portavoz técnico de la epidemia Fernando Simón (alias Doctor Virus) junto al ministro de Sanidad han negado hasta el 11 de marzo que en España hubiese Covid-19? Induciendo a que nos concentrásemos en fiestas, mítines, manifestaciones y partidos de fútbol. Estos payasos, porque es lo que son, deberían ser juzgados por la cantidad de muertos y contagiados a causa de su irresponsabilidad y falta de información al dictado de este Gobierno y de un Comité de Expertos al que nunca hemos visto.

El Covid-19 vive y convive entre nosotros desde principios de enero. Este Sr. Simón se ha convertido en un personaje de cómic negro. Es capaz de sostener un argumento absurdo con un desparpajo de sainete de enredo. Mientras se mete el dedo en la oreja para sacarse bolitas de cera. Esa imagen no la podré olvidar nunca. Pero ayer se superó cuando haciendo bromas con el número de muertos se permite decir que quizá “un accidente de tráfico enorme” ha descuadrado el cómputo del número de fallecidos. Qué falta de respeto, de vergüenza y de todo.

Este señor, que según dicen tiene un buen currículum, ha banalizado y confundido a la sociedad ante la enorme catástrofe y dolor que estamos sufriendo, cargándose su supuesto prestigio al asumir mensajes incompatibles con el rigor científico. Está fuera de la realidad, al dictado y servicio del relato oficial. Negó la utilidad de las mascarillas, negó que fuesen necesarios los test masivos y ha seguido una irritante estrategia de engaño y, para mayor necedad, queriendo hacerse el gracioso. Al principio quizá a algunos les producía cierta gracia. A mí, nunca. Pero ahora provoca rechazo verlo en televisión decir una letanía de disparates.

Ante tanta cutrez, prefiero ofrecer a mis seguidores en redes sociales un #confinamientochic. Lo hago encantada porque les gusta. Ellos son adorables y muy agradecidos. Cada semana hago un paseo por las grandes firmas de moda enseñándoles píldoras de mis vestidos de esa casa. Esta semana ha tocado Dior. También comparto los platos saludables, que no engordan, servidos en mi mesa cada día. La alegría ha sido inmensa cuando algunos me han dicho que siguiendo mis recetas han adelgazado. Algo difícil con tantas horas de estar en casa, donde la ansiedad y la frustración la satisfacemos abriendo la nevera.

Otra recomendación chic es ver “Hollywood”, una serie que Netflix acaba de estrenar. Os encantará seguir a un grupo de aspirantes a estrellas que recalan en la Meca del cine llenos de talento y ambición y con unos estilismos de los años 40 que adoro. Huyamos en nuestra intimidad de tanta vulgaridad y mentira... Soñemos antes de caer en la crisis a la que debemos echar un pulso y ganar.