Jose Antonio Avilés, abandona la televisión: “Estoy muerto”

Su “realidad paralela”, descubierta mientras participaba en Supervivientes, ha acabado con su carrera televisiva.

José Antonio Avilés, tras su paso por Supervivientes, en una imagen de Instagram@aviles

El colaborador de Viva la Vida no puede más y ha decidido, tras mantener esta tarde una conversación con directivos de Telecinco y su productora, alejarse temporalmente de la televisión. “Estoy muerto” me aseguraba en una conversación telefónica, a punto de llorar, mantenida minutos antes de comunicar públicamente su decisión: “Me voy, no comentes nada antes de que lo haga público esta tarde. He decidido que tengo que dejar la televisión, al menos por una temporada. Estoy hundido".

Y así ha sido. He respetado su derecho y su deseo de ser él mismo quién comunique la noticia en el programa “Viva la Vida”, dónde colabora desde hace tres años. Aunque Jose Antonio Avilés ha cavado su propia tumba con sus mentiras que, no sólo han provocado su pérdida de credibilidad sino también reclamaciones de supuestos estafados con los que ha llegado a acuerdos extrajudiciales, el joven cordobés ha tomado la decisión más dolorosa de su vida: dejar la televisión con el fin de zanjar las polémicas que le rodean.

Y su despedida no iba a ser fácil, al comprobarse que pese a mostrarse arrepentido públicamente de su comportamiento, no tiene propósito de enmienda. Y es que, tras asegurar el día anterior a Enma García que había rechazado a acudir a Sábado Deluxe por deferencia a su programa, el propio Jorge Javier Vázquez le desmentía el sábado asegurando rotundamente que mentía.

Su última tarde en “Viva la Vida” ha estado marcada por sus lágrimas y aislamiento. Ni siquiera ha podido ocupar su silla en el plató y ha sido confinado en la sala VIP. La decepción de Enma era evidente. Abría el programa, muy seria, y dirigiéndose directamente al superviviente, le espetaba: “Paciencia agotada es mi actitud de hoy”. La presentadora aseguraba estar cansada de sus mentiras y daba paso a las opiniones de sus “contertulios”. Avilés ha escuchado apesadumbrado las críticas de sus compañeros que, por primera vez, han hecho frente común contra el que, hasta hoy, mayoritariamente habían defendido al ser un colaborador habitual de “Viva la Vida”.

La presentadora vasca recordaba al colaborador que no era necesario mentir ya que hubieran defendido su derecho a acudir a otros programas de la cadena o a conceder alguna exclusiva a la prensa del corazón. Era Diego Arrabal el que planteaba a Avilés, en privado y después en el plató, si pensaba rentabilizar las polémicas que le rodean desde que se descubriera que no era periodista y que presuntamente, habría estafado a numerosas personas, utilizando su fama y su trabajo en televisión. Avilés decía “que nunca iría al Deluxe”por deferencia al apoyo que ha tenido desde el programa que presenta Enma García y apenas unas horas después, salía a la luz la conversación que mantuvo con Patricia, la directora del Deluxe, a la que se ofrecía para dar una entrevista exclusiva si “estaba bien pagada y aceptaban sus condiciones”.

View this post on Instagram

Todo el día en la cocina de la vida... 😜

A post shared by Aviles (@jose_antonio_aviles) on

Aunque esta última mentira de Avilés, no es tan grave como las anteriores o las denuncias de sus acreedores, sí que ha sido la gota que parece haber colmado el vaso de la paciencia de sus compañeros de plató. Totalmente cuestionado por la gran mayoría de los colaboradores de Telecinco y sin el apoyo de los directivos de la productora de “Viva la Vida” ni de la cadena, Avilés ha tomado la decisión de abandonar la televisión y refugiarse en su círculo familiar más cercano.

Jose Antonio se ha pasado toda la tarde llorando en la sala VIP de Telecinco

El colaborador, que ha estado viendo todo el programa desde la sala VIP, no ha podido dejar de llorar durante la emisión del programa y ha tenido que escuchar las opiniones de los que antes consideraba amigos, como Carmen Borrego o Irene Rosales. La hija de Maria Teresa Campos ha asegurado que no le gusta “hacer leña del árbol caído” pero que Jose Antonio “nos lo pone muy difícil”. Borrego ha aconsejado al cordobés tomarse muy en serio lo que está ocurriendo y que aprenda de esta experiencia lo que no tiene que volver a hacer.

Por su parte, Irene Rosales, una de las compañeras que mejor le conoce ya que suelen compartir AVE todos los fines de semana del programa, ha dicho que “nos está engañando a todos y se está engañando a él mismo. Se está metiendo en un hoyo del que va a ser difícil salir".

José Antonio colma la paciencia de Enma García: “No soy gilipollas”.

No ha sido hasta el final del programa cuando el colaborador ha podido tomar la palabra para responder a la última polémica y comunicar su decisión de dejar su trabajo al resto de compañeros y la audiencia. Jose Antonio que ha reconocido que se ha pasado la noche sin dormir, se ha defendido diciendo “hubo dos llamadas. No es cierto que yo llamo para ofrecerme como invitado, eso no es cierto. Ellos llaman a mi representante el 2 de junio y después yo llamo a Patricia. Cuando hablo con ella, intento suavizar todo lo que se está hablando..."

Pero Enma le ha cortado diciendo “Vamos a empezar por el principio y contesta, ¿por qué nos mientes ayer?” y José Antonio, alterado, ha continuado diciendo “Yo puedo reconocer que he fallado a este programa una vez más. Miento ayer porque ya no puedo más. Que yo he mentido es una realidad que se ha visto.”

Finalmente y ya con un tono de voz más bajo y reconociendo su culpabilidad ha anunciado que se va de la televisión “porque ya no puedo más”. Ante los reproches de compañeros como Kiko Matamoros que le ha echado en cara que “todo lo que está pasando es producto de tus disparates, lo has montado tú. No nos vamos a sentir mal porque tú ahora digas que te vas de la tele tres semanas”.

"Es una decisión meditada, no ha sido un calentón. No puedo gestionar esto ahora mismo y es verdad que yo soy el único culpable-contestaba a Diego Arrabal, que le preguntaba si esa decisión se la había sugerido algún profesional. “Una de las cosas que me hace retirarme es por haber mentido a este programa.”-ha concluido.