Con una prueba de ADN; así confirmaron las Campos que tenían un hermano secreto

Su hermano guardaba un parecido con su padre incuestionable pero antes de comenzar su relación fraternal, todo el clan consideró primordial confirmar el parentesco con un análisis genético, aunque la matriarca siempre supo que su marido tenía un hijo no reconocido.

La rocambolesca historia de cómo Terelu Campos y Carmen Borrego descubrieron la existencia de un hermano secreto esconde muchos de los misterios que rodean la identidad del único hijo varón de Jose María Borrego, marido de Teresa Campos, y desvela que, pese a lo que se creía, la veterana presentadora sabía de la existencia de J.R.M, siglas del hermanastro.

Todo comienza en 1996, un año lleno de luces y sombras para el clan Campos. Es el año en el que Maria Teresa comienza su andadura como presentadora de “Día a Día”, el magazine de las mañanas de Telecinco que la encumbraría como la “Reina de las mañanas” durante 8 temporadas. Su hija, Carmen Borrego, dirigía el formato que producía Europroducciones, y en el que también tenía una sección su primogénita, Terelu Campos. Son los años dorados a nivel profesional del clan Campos que verá colmados todas sus aspiraciones cuando, en 1997, Terelu consiga el sueño de presentar su propio programa, Con T de Tarde, en Telemadrid. Al frente del formato vespertino de la televisión autonómica madrileña, Terelu se convertía en uno de los rostros más valorados de la tele. Ya no era sólo la hija de Maria Teresa Campos, sino una presentadora de éxito y con entidad propia. Siete años al frente de un programa con unas audiencias de vértigo para una autonómica, rondando el 20% del share, lo confirman.

En el plano personal, Maria Teresa Campos, viuda desde 1984, mantiene una relación estable y consolidada con Felix Arechavaleta, el hombre que estuvo a su lado 12 años y que sería como un padre para sus hijas. Terelu, acaba de romper su matrimonio con Miguel Ángel Polvorinos, después de cuatro año casados y empieza a relacionarse con personajes famosos como los toreros Martín Pareja Obregón y Rafa Camino. Carmen, las más desconocida y discreta de las Campos, se separa ese mismo año del padre de sus dos hijos, un realizador de televisión.

Al clan Campos le sonríe la vida en lo profesional y en lo sentimental, se empiezan a recuperar de sus respectivas rupturas matrimoniales. Las hermanas Campos rehacen sus vidas y disfrutan de su juventud en la cima de sus carreras televisivas. Es en este dulce momento, sólo roto por la inesperada resolución de divorcio de Carmen Borrego, en la que su ex marido se hace con la custodia de los niños, cuando Maria Teresa Campos confiesa a sus hijas, el gran secreto de su padre: tienen un hermano secreto.

Fue la mujer del hermanastro de Terelu y Carmen Borrego quién dio el primer paso para que los tres hermanos se conocieran. A través de unos conocidos, que tienen un contacto muy estrecho con una íntima amiga de Maria Teresa Campos, le comunican que saben de la existencia de J.R.M, quién ha crecido como hijo no reconocido de José María Borrego y que a éste le gustaría conocer a sus dos hermanas. La reacción de la íntima amiga de Maria Teresa Campos no se hace esperar. Al día siguiente les comenta que Maria Teresa sabe que su marido tiene un hijo anterior a su matrimonio y que no tiene inconveniente en que se produzca un encuentro con sus hijas, siempre que ellas accedan.

Y así es. Tras hablar con sus hijas, éstas acceden a tener un primer encuentro con su posible hermanastro en Semana Santa. Será en un balcón de la calle Larios, viendo las procesiones en plena Semana Santa, dónde conocen por primera vez a su hermano. Las hermanas Campos tras ver el indudable parecido físico con su padre, no dudan de que es su hermano pero aún así, quieren confirmarlo de un modo más científico. Todos están de acuerdo en someterse a una prueba de ADN en Málaga y en pocos días obtienen el resultado positivo que confirma que J.R.M es hermano, por parte de padre, de Terelu y Carmen Borrego.

Desde este mismo momento, y hasta que se rompa la relación fraternal entre los hermanos, al descubrirse el oscuro episodio por el que su hermanastro fue condenado a dos años de prisión que no cumplió al no tener antecedentes, JRM estaría presente en los grandes acontecimientos familiares del clan Campos, como la boda de Terelu con Alejandro Rubio o el bautizo de su sobrina Ale, en el año 2000. Pero tan sólo un año después del nacimiento de la nieta de Maria Teresa Campos, a finales de 2001, JRM es acusado de un grave delito y, sin trabajo, se va a vivir con su esposa a Las Rozas, el mismo municipio en el que vive su hermana Carmen Borrego, que entonces aún vive en la casa de su madre de Molino de la Hoz. Hasta que es condenado, en 2004, mantienen cierta relación pero será a partir de esa fecha cuando empiecen a distanciarse cada vez más de su hermanastro.