¿Son fiables las “apps” de cosmética?

Yuka y El CoCo, las favoritas entre los usarios

App, para localizar centros de belleza
App, para localizar centros de belleza

¡Están arrasando! Estas Apps de móvil están cambiando nuestros hábitos como consumidores. Son Yuka (también conocida como la App de la zanahoria’) y El CoCo, dos aplicaciones que, en solo unos meses, se han convertido en las favoritas de los usuarios preocupados por la calidad de lo que comen (es decir, muchos de nosotros, según el último estudio realizado por Ingredion).

Sus veredictos son tan veloces que parecen cosa de magia: con un simple escaneo del código de barras de un alimento (en el caso de Yuka), el móvil nos indica si éste es saludable o no. También identifican cuáles de sus componentes son potencialmente peligrosos para la salud, lo que ha hecho que huyamos despavoridos ante salchichas con alto nivel de E250, quesitos con demasiados polifosfatos o un gel de baño con petrolatum. Incluso facilitan alternativas sanas a un producto que no lo es.

¿Cómo funciona?

La aplicación es muy fácil de usar. Simplemente escanea el código de barras del producto con tu teléfono para acceder instantáneamente a la hoja del producto con los detalles de la composición. Yuka luego devuelve una puntuación al consumidor: excelente = entre 75 y 100, bueno = entre 50 y 74, mediocre = entre 25 y 49 y finalmente malo = <25. En un esfuerzo por hacer las cosas más legibles, la aplicación también asigna un código de color que va del verde al rojo. Cuando el producto se encuentra en color naranja o rojo, es posible recurrir a productos similares recomendados por Yuka y que son de mejor composición.

¿Por qué están gustando tanto? Porque son fáciles de usar y se puede conocer la composición de un producto en pocos segundos. El código de colores también permite que todos, jóvenes y mayores, comprendan la valoración. Y por último, las alternativas que ofrece a un producto mal valorado.

Según la App y el sentido común, deberíamos huir de los productos ultraprocesados y de los productos calóricos.

Un español adulto medio consume el 36% de calorías ultraprocesadas al día y estos productos representan del 40 al 50% del suministro de alimentos en los supermercados.

Pese a este espectacular nivel de penetración, no son pocas las voces críticas con el programa. Quizá la más notoria es la de Marian García, la nutricionista y doctora en Farmacia detrás del blog Boticaria García, que publicaba un artículo titulado “Tres razones para no usar Yuka”.

Así, la profesional llega a afirmar que la App es quimiofóbica y alarma a la población innecesariamente. “El objetivo de Yuka no es ser alarmista”, responde Bierschwale cuando le preguntamos por el tema. “Su misión es mejorar la salud de los consumidores ayudándoles a descifrar las etiquetas de los productos para poder tomar las decisiones más saludables”.

Pero además de los alimentos esta App analiza los productos cosméticos y tampoco las cremas pasan la prueba de Yuka. La App no otorga buenas notas a los cosméticos y los dermatólogos no le dan el aprobado a la aplicación. " Por lo que he estado viendo es una App que se hace eco del alarmismo que hay ahora con los parabenos, conservantes, etcétera.”, afirma el doctor Antonio Clemente Ruiz de Almirón, miembro de la junta directiva de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Cualquier producto cosmético tiene muchos componentes y algunos en altas dosis pueden producir alergias, pero todos pasan exhaustivos controles de Sanidad”, añade el dermatólogo.

Yuka le pone el punto rojo a componentes que en grandes cantidades pueden ser negativos, pero no presentan problemas en dosis mínimas. Luego está el mito de los parabenos: “En sí no son malos, pero son una sustancia alérgena y en algunas personas pueden producir reacción”.

A pesar de lo que dicen los expertos consultados estas aplicaciones que escanean nuestros geles de ducha y dentífricos se han multiplicado en los últimos meses, aunque no siempre dicen lo mismo unas y otras.

Desde luego para mí es una idea brillante de la que no puedo prescindir. En el supermercado o en la farmacia, ya estoy preparada para escanear con Yuka y comprobar la composición de mi dieta y con la App Inci Beauty para conocer en profundidad el armario de mi baño. Agua micelar, pasta de dientes, desodorante, champú ... Mi organización de compras estaba perfectamente bien ordenada hasta que llegó Yuka, lanzada en enero de 2016 y que lleva ya casi seis millones de descargas.

Debo reconocer que me he vuelto adicta al escaneo y no he podido evitar probar a Yuka en busca de mis cosméticos. Pero creo que se me ha ido de las manos ya que escaneo últimamente producto dos veces, en Inci Beauty primero y en Yuka después. ¡Mala idea! Si bien las dos aplicaciones a menudo están de acuerdo, no es raro que sus opiniones se contradigan por completo. Así que de prono no sabía qué desodorante o qué aceite de ducha usar. Estaba perdida en el universo cremas.

Lanzado en noviembre de 2017, Inci Beauty, es más confidencial que Yuka y totaliza poco más de 200.000 descargas, pero se ha establecido rápidamente porque es más inteligente y más completa que las demás. Y Yuka siendo el Rolls de escaneos de alimentos, no podía dejar pasar por alto los cosméticos. Y estas son las razones de mi elección y las que han confundido completamente mi cerebro.

Ambas funcionan más o menos igual. Un producto obtiene una puntuación de 100 en Yuka o de 20 en Inci Beauty. La puntuación se calcula en función de los ingredientes clasificados en cuatro categorías. De rojo a verde pasando por naranja y amarillo. Los códigos de color son los mismos para las dos aplicaciones, sus títulos son diferentes. “Alto riesgo, riesgo moderado, riesgo bajo y sin riesgo” para la nomenclatura Yuka. “Controvertido / arriesgado, pobre, satisfactorio y bueno” por el de Inci Beauty.

El primer componente que ilustra claramente sus diferencias: el dióxido de titanio, a veces utilizado como colorante en cosmética. Escaneé la pasta de dientes de mi hija de 3 años con Inci Beauty. Resultados: 11,9 / 20. No es genial, pero se defiende.

Pasada por segunda vez en la parrilla, esta pasta de dientes se convierte en un verdadero veneno para Yuka. Enveneno a mi hija todos los días con esta pasta de dientes que produce la terrible marca de 14/100 para la aplicación de zanahoria. ¿En cuestión? ¡Dióxido de titanio! La misma que Inci Beauty consideró “satisfactoria”. Pero entonces, ¿quién dice la verdad? Según Yuka, el dióxido de titanio puede estar presente en forma de nanopartículas que pueden atravesar la barrera intestinal y pasar a la sangre. “Se sospecha que tienen efectos de alteración endocrina, que causan trastornos del sistema inmunológico y aumentan el riesgo de cáncer”. Un producto altamente tóxico, según esta descripción.

La lista INCI es la cédula de identidad de un producto cosmético, ya que sus ingredientes se enumeran en esta lista INCI, la nomenclatura internacional de ingredientes cosméticos. Desde 1999, esto debe mostrarse de manera claramente visible en el packaging de los productos cosméticos. En la parte superior de la lista se encuentra el ingrediente presente en mayor cantidad en el producto. Luego se colocan en orden descendente los demás. La normativa establece que cuando bajamos de la marca del 1%, el fabricante ya no tiene la obligación de respetar el orden de concentración. Estos productos llegan al final de la lista INCI.

Para analizar un producto cosmético, sobre todo es necesario tener en cuenta el lugar de un ingrediente en la lista de componentes”, explica Laurence Coiffard doctora en Farmacia y creadora del blog “Regards sur nos cosmetics. “Cuando llegamos al perfume, sabemos que estamos en torno al 1% y menos concentración. Si un ingrediente no es excelente, pero lo es, no es una impureza, sino casi, entonces claramente el producto no dañará la piel, no es necesario escribirlo “.

Tienes que mirar cada ingrediente en contexto. ¡La concentración es importante! Y un producto no tiene el mismo impacto aclarado y no aclarado “, insiste Jean-Christophe Janicot, fundador de Inci Beauty, que clasifica los productos de los más concentrados a los menos concentrados.

Tomemos como ejemplo el producto estrella de Bioderma, Agua micelar Bioderma H2O. Inci Beauty solo atribuye un 8,7 / 20 a esta “solución micelar desmaquillante”. En particular, el bromuro cetrimonium, que ella considera “no terrible”. ¡El agua micelar de Bioderma H2O está clasificado como excelente por Yuka con una puntuación de 86/100!

Pero Laurence Coiffard también puede ponerse del lado de Yuka, como con esta agua de espuma micelar con pétalos de rosa de Nuxe. El producto, que contiene lauril sulfato de sodio, tiene una calificación deficiente para Yuka y solo obtiene una puntuación de 41/100. Para Inci Beauty, obtiene la bonita puntuación de 12,8 / 20 y su componente, el lauril sulfato de sodio, se clasifica como “satisfactorio”. Para el fundador de “Regard sur nos cosmetics”, el lauril sulfato de sodio es “un tensioactivo extremadamente irritante, que debería desaparecer de la industria cosmética”. Esta vez es Yuka quien gana.

Sigamos con mi nueva afición “escaneadora”. Al ser Inci Beauty más restringida hay menos marcas, por ejemplo, la mascarilla Gold antiage Peel Off Mask de Q77+ www.q77plus.com tiene una puntuación de 76/100 Excelente en Yuka pero no se reconoce en Inci Beauty. En Yuka nos dicen que tiene 30 ingredientes sin riesgo como el oro, y en la que pone riesgo limitado, con el Titanium dioxide al leer los detalles comprobamos que “el dióxido de titanio es sobe todo problemático cuando está presente en forma de nanopartículas, caso que no nos incumbe”, entonces no debería tenerlo en cuenta en este caso. Así que como en los contratos, amigos, no os olvidéis de leer la letra pequeña de Yuka.

O las ampollas de Vitamina C de Laboratorios Babé, www.laboratoriosbabe.com que ganaron el año pasado un prestigioso premio de belleza de una importante revista de nuestro país alcanza el éxito casi total con Yuka con un 93/100 de puntuación, pero en INCI Beauty no reconoce el nombre del producto y le otorga una puntuación de 9,5/20 considerando 6 ingredientes como “no terribles”, 11 “bien” y dos “satisfactorios”.

Laurence Coiffard no defiende una aplicación sobre otra. “Una aplicación es más interesante que la otra solo caso por caso. Esto demuestra que ambos no utilizan los mismos criterios y por tanto nos enfrentamos a conclusiones diferentes. Realmente no es fácil de seguir para el consumidor “.

Además dice que estas aplicaciones navegan por los miedos demonizando ciertos componentes. Sin embargo, ¿tiene confianza en todos los productos cosméticos que han obtenido autorización en el mercado? “¡Claro que no! Es imperativo eliminar el alcohol, los filtros UV y la formalina. Si depuramos los productos de todo esto, mejoraríamos mucho la situación, tanto para la salud como para el medio ambiente. ¡Pero por eso, nada se mueve! "

Entonces, ¿qué recomienda comprar cuando estás solo en el departamento de cosméticos? “Desafortunadamente, no existe una regla infalible para evitar cometer errores cuando uno es muy ajeno a los campos de la salud y la química”.

Por lo tanto, continuaré escaneando mis productos, a falta de algo mejor. Sin embargo, elegiré una solo aplicación, lo prometo. De una vez por todas. Y les recomiendo encarecidamente hacer lo mismo por su salud, ¡la mental claro!