Ocio

Bye, bye, Frogmore Cottage

El príncipe Harry y Meghan Markle podrían trasladarse al continente africano tras el nacimiento de su primer hijo, según publica «The Sunday Times».

Los duques de Sussex, en un reciente viaje oficial a Marruecos / Gtres
Los duques de Sussex, en un reciente viaje oficial a Marruecos / Gtres

El príncipe Harry y Meghan Markle podrían trasladarse al continente africano tras el nacimiento de su primer hijo, según publica «The Sunday Times».

A pocos días del nacimiento de su primer hijo, aún se desconocen el destino y las tareas institucionales de los duques de Sussex. El palacio de Buckingham se encarga de ello dada la altísima exposición mediática de Meghan Markle y Harry. Parece que el continente africano podría ser una opción factible descartado que el príncipe sea nombrado para un cargo en Canadá o Australia, según la edición dominical del diario «The Times». El plan lo habrían diseñado sir David Manning, ex embajador británico en Estados Unidos y consejero constitucional de los dos príncipes, y lord Geidt, exsecretario privado de Isabel II. El objetivo del «exilio» temporal, que podría durar entre dos y tres años, sería desarrollar un trabajo internacional en el marco de la Commonwealth, de la que los duques son «embajadores de la juventud», llevar a cabo labores humanitarias y ayudar a promocionar el Reino Unido con la persepectiva de sellar futuras alianzas económicas.

Pero, además, supondría un alejamiento del matrimonio de la corte de Londres, lo que ayudaría a aliviar la mala relación existente con sus cuñados, los duques de Cambridge. Una tensión que quedó patente una vez más el fin de semana pasado durante la celebración del 93º cumpleaños de Isabel II, en la que los hijos del príncipe Carlos y Diana de Gales acudieron por separado y ni siquiera se saludaron. La ex actriz, por su parte, no asistió dado su avanzado estado de gestación y optó por quedarse en su hogar de Frogmore Cottage, en Windsor, acompañada de su madre, Doria Ragland, ya en Londres para apoyarla en la recta final del embarazo, según informa «People».

Tensa relación

La separación de los Cambridge y los Sussex es un hecho: hace un mes se hizo oficial que Harry y Meghan contarían con una nueva oficina separada de la de Kensington Palace y que abrirían su propio perfil de Instagram, @SussexRoyal, dos ejemplo de los deseos de la pareja por tener su propia vida en los medios. Además, se encuentran inmersos en la producción de un documental sobre salud mental junto a Oprah Winfrey y que será difundido por Apple.

Harry ha estado unido al continente africano desde su infancia. Allí viajó junto a su padre y su hermano Guillermo en el otoño de 1997. Fue el lugar elegido para pasar un año sabático en 2004 y en Botsuana, un país al que el príncipe se refiere como «su segunda casa», se enamoró de su actual esposa. «Acampamos juntos bajo las estrellas. Allí estábamos realmente solos, algo que era fundamental para asegurarnos de que teníamos la oportunidad de conocernos el uno al otro», reveló el nieto de Isabel II en una entrevista tras anunciar su compromiso. Y a ese lugar regresaron para celebrar el 36 cumpleaños de Meghan, en 2017. Además de Botsuana, parece que Sudáfrica y Malawi podrían ser otras opciones. El proyecto, que se haría efectivo en 2020, se encuentra aún en una fase temprana de desarrollo. Harry siempre ha expresado su deseo de tomarse un año sabático en África y centrarse en temas como la conservación del medio ambiente y la educación. Por ahora el palacio de Buckingham no ha confirmado ni desmentido la noticia. Quedan temas por resolver como acordar cómo solventar los gastos en seguridad que supondría la estancia de los duques de Sussex en África.