Ocio

Cirugía pre y post parto

Tal y como confirma el doctor Franco Góngora, «en los últimos meses han aumentado en mi consulta las dudas sobre los pros y los contras de operarse antes o después de un embarazo. Mi respuesta es que es aconsejable recuperar la silueta después de uno para someterse a una operación de mamas o a una abdominoplastia». A continuación, el experto en cirugía plástica, estética y reparadora, responde a nuestras preguntas.

–¿Qué tipo de retoques se suelen incluir en los «packs» conocidos como «mummy make-over»?

–Dado que las dos regiones de la fisionomía femenina que más alteradas se ven con el embarazo son el pecho y el abdomen, lo más frecuente es que estas dos cirugías se incluyan. Como también una liposucción de cartucheras.

–Aumento de pecho... ¿mejor antes o después de dar a luz?

–En general, la mayoría de las pacientes que desean un aumento de pecho están en edad de tener hijos y piensan en ello, pero no quieren posponer su deseo de aumentar sus mamas, ni tampoco les animamos a que lo hagan. Solo aconsejamos esperar por si el embarazo va a ser inminente.

–¿Es cierto que con los cambios hormonales del embarazo aumenta el riesgo de contractura capsular de las prótesis de mamas?

–En la mayoría de los casos, no surgen complicaciones después de los embarazos, aunque, desde luego, sí aumenta levemente el riesgo de contractura capsular, no tanto por el embarazo en sí como con por la lactancia. Pero el porcentaje es pequeño, hablamos de un 10-15 % de las mujeres.

–Según se dice, muchas «celebrities» optan por la cesárea, pues les permite aprovechar el quirófano para someterse a una semi-abdominoplastia, de ahí que muchas parezcan haber tenido una recuperación casi milagrosa tras el parto. ¿Qué opina de esta prática?

–Nos consta que es cierto, aunque nosotros estamos completamente en desacuerdo con esta prática: primero porque pudiéndose tener un parto natural, elegir la cesárea es siempre un error. Por otro lado, no somos partidarios de efectuar intervenciones de cirugía estética en el momento de hacer una cesárea. Ésta supone un estrés quirúrgico para la madre que no se debe agravar con ninguna otra intervención.Es casi un riesgo innecesario. Además, lo más adecuado es esperar a que los tejidos recuperen su forma y posición para saber cuánto hay que corregir y obtener un resultado preciso. Lo único que aconsejamos junto con la cesárea, es la sutura de la cicatriz externa de una manera que deje la menor marca visible con posterioridad. Aconsejamos esperar unos 6 meses.

–¿Qué intervención merece la pena hacerse antes de tener niños y qué es mejor después?

–Realmente, depende del tipo que vayamos a realizar. En el caso del aumento mamario, debemos tener claro que con el embarazo y la lactancia el pecho sufre modificaciones y, en ocasiones, habrá que realizar retoques de nuevo después. Sin embargo, es muy lógico que la mayoría de las mujeres quieran tener un pecho bonito cuando son jóvenes y no deseen esperar a quedarse embarazadas ni terminar el periodo de embarazos para poder aumentárselo. Con respecto a las abdominoplastias, en general recomendamos terminar con los embarazos para volver a unir los músculos rectos abdominales, porque los resultados de esta intervención sí suelen modificarse con otro embarazo y volver a la situación que se tenía antes de operarse. En cuanto a las liposucciones, depende de los casos.