Douglas y Zeta-Jones, reconciliación a la vista

Han sido fotografiados juntos por primera vez desde su ruptura

Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas por Nueva York
Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas por Nueva York

Hay intérpretes que han pronunciado sus mejores frases fuera de pantalla, lejos de las edulcoradas fronteras de Hollywood. De hecho, el Humphrey Bogart más romántico no quedó perpetuado en «Casablanca», sino en el curioso regalo que hizo a su esposa, Lauren Bacall, el día de su boda, cuando le entregó un silbato de oro en el que se podía leer la inscripción: «Si me necesitas, silba» –que aludía a la magnífica cita que ella le dedicaba en la película «Tener y no tener»: «Conmigo no tienes que fingir. No tienes que decir nada. Si me necesitas, silba. ¿Sabes silbar, no? Juntas los labios y soplas»–. Al igual que el mítico protagonista de «El halcón maltés», la mejor frase de Michael Douglas la pronunció probablemente el día en el que conoció a Catherine Zeta-Jones, cuando se acercó y le soltó aquello de: «Quiero ser el padre de tus hijos». «Unos meses más tarde, salimos y ya estaba enamorada de él», llegó a confesar la actriz galesa.

A pesar de la diferencia de edad –se llevan exactamente 25 años, ya que ambos nacieron el 25 de septiembre–, el flechazo acabó confirmando una de las parejas más estables de la industria y, desde que se casaron hace trece años, ninguno de los altibajos de la relación parecía amenazar con poner fin a su historia de amor. Sin embargo, este verano, los portavoces de ambos actores confirmaban lo que hasta entonces sólo era un rumor: que el matrimonio llevaba varios meses haciendo vidas separadas. «Han decidido tomarse un tiempo», aseguraba en agosto su círculo cercano. Desde entonces, el veterano intérprete, de 69 años, se ha esforzado por recuperar a su todavía esposa –pese a la separación, ninguno de los dos había iniciado los trámites del divorcio– y en el Festival de Venecia confesó ante los medios que quería «un final feliz» con Zeta-Jones. Ahora, cuatro meses después de aquellas declaraciones, parece que la pareja está dispuesta a iniciar 2014 más enamorados que nunca. Por primera vez desde el anuncio de su ruptura han sido fotografiados por las calles de Nueva York acompañados de sus hijos, Dylan y Carys, con quienes compartieron una divertida jornada de domingo, en la que salieron a comer y acabaron en el cine viendo «El hobbit». Además, tanto Douglas como la intérprete galesa, de 44 años, lucían sus anillos de casados. «Estuvieron riendo todo el tiempo y disfrutando de la compañía del otro», aseguraron al «Daily Mail» algunos de los comensales que se encontraban en el mismo restaurante. Que viven un momento de plenitud se reflejaba en su rostro: Zeta-Jones estaba radiante con un «look» «total black» que resaltaba su exuberante figura y Douglas lucía un aspecto más juvenil tras dejarse barba.

Una puerta siempre abierta

Aunque la última imagen de ambos intérpretes juntos es del pasado abril (cuando comenzaron los rumores de crisis), ninguno quiso cerrar la puerta de la reconciliación. «Catherine está muy bien. Hablé con ella y fue muy cariñosa. Tengo muchas esperanzas de resolver las cosas. Sólo nos estamos tomando un descanso por un par de problemas. A veces tienes que hacer eso», aseguró el intérprete durante una entrevista con motivo de la promoción de su película «Behind The Candelabra», por la que ganó un Emmy, que no dudó en dedicar a Zeta-Jones. Ahora, parece que el tiempo les ha ayudado a superar sus diferencias y la pareja vuelve a convivir junto a sus hijos en su apartamento neoyorquino.