El chef británico Jamie Oliver, en bancarrota

El chef británico más popular, Jamie Oliver, está en bancarrota. La mala racha de su cadena de restaurantes Jamie’s Italian ha llegado a tal punto que la dirección de la empresa, Jamie Olivier Group, confirmó ayer que se ha puesto en manos de la consultora KPMG para iniciar un concurso de acreedores que pone en riesgo el puesto de trabajo de 1.300 personas. La reestructuración llevada a cabo hace un año en las franquicias británicas no fue suficiente, ni siquiera la inversión de más de 14 millones de euros realizada por el propio chef.

“Lanzamos en 2008 Jamie’s Italian con la intención de dar un vuelco de una manera positiva al mercado medio de la restauración en el Reino Unido”, ha asegurado Oliver en un comunicado. “Añadimos valor al servicio e ingredientes de mucha más calidad. Fuimos los mejores en garantizar que los animales empleados fueran sacrificados del modo más humanitario posible y conté con un impresionante equipo que compartía conmigo la pasión por la comida y por un buen servicio al cliente. Y eso fue exactamente lo que hicimos”, añade.