Ocio

El fotógrafo que captó a los Beatles por última vez

Ethan Russell no solo hizo la última fotografía de la banda antes de disolverse, sino que también captó a los Rolling Stones, Janis Joplin o Mick Jagger

The Beatles presentando en directo el disco "Let it be", en la terraza de un edificio de Liverpoll / Foto: Efe
The Beatles presentando en directo el disco "Let it be", en la terraza de un edificio de Liverpoll / Foto: Efe

Ethan Russell no solo hizo la última fotografía de la banda antes de disolverse, sino que también captó a los Rolling Stones, Janis Joplin o Mick Jagger

“Solo dispara lo que creas que realmente importa y asegúrate de ser el propietario”. Este es el consejo de Ethan Russell, el fotógrafo estadounidense y “propietario” de una de las fotos con más significado en el mundo de la música: la última toma de los Beatles juntos. Era el 22 de agosto de 1969 y Russell no se esperaba mientras hacía aquellas fotos en la finca rural de John Lennon que la banda se disolvería poco tiempo después. En una entrevista a “The Guardian”, el fotógrafo recuerda que “Paul trataba de mantenerlo todo unido, con los brazos cruzados como diciendo '¡Vamos, muchachos!'”, relata. Sin embargo, el ceño fruncido de George Harrison durante toda la sesión convenció a Russell para no insistir a la banda a “que sonrieran, hubiera sido totalmente falso y me alegro de no haberlo hecho”, confesó.

Nació en Mount Kisco, Nueva York, y fue el movimiento de caderas de Elvis Presley lo que hizo que Russell se enamorara del rock and roll y pusiera rumbo a Londres con un poco de dinero, una cámara de fotos y ningún plan. De hecho, estaba tan perdido a su llegada a la ciudad del Big Ben que llegó a convencerse de que ser fotógrafo de estrellas del rock resultaría imposible. Hasta que vio una señal. Un día, alzó la vista y vio lo que le devolvió la esperanza: un Rolls Royce con John Lennon dentro.

Un reportaje de estrellas del rock

Ethan Russell tuvo suerte a la hora de elegir compañero de piso, pues un amigo de éste era Jonathan Cott, un periodista que eventualmente necesitaba fotógrafos para realizar sus entrevistas. Un día, le llamó para que le acompañara a una de ellas y Russell estrenó su objetivo con, nada más y nada menos, que Mick Jagger. A partir de ahí, el periodista contó con él en otras ocasiones hasta que le llamó “para preguntarme si quería venir y fotografiar a John Lennon. El resto, como dicen ellos, es historia”, explicaba Russell a la publicación británica.

Así fue cómo un fotógrafo que llegó a Londres con un sueño pero sin herramientas para cumplirlo consiguió disparar tomas de las figuras más representantes de la era dorada del rock and roll. Además, no solo hizo fotografías, sino que también consiguió la confianza de John Lennon, Yoko Ono y su gato, a quienes fotografiaba en su jardín, así como la de los Rolling Stones: el asesinato de un fanático del grupo en pleno concierto hizo que los músicos escaparan en un avión, y Russell voló con ellos.

Russell fotografió a otras estrellas de la música que hicieron historia, como Janis Joplin o Jimi Hendrix, y supo englobarlas en su ambiente más atrevido y humano posible. Tan humano que así lo confesó a “The Guardian” cuando recordaba el último concierto de los Beatles: “tuve que escalar una pared y casi me caigo. Me gusta esta foto porque eran bastante pequeños en el contexto de Londres y la toma muestra que, después de todo, los Beatles eran simples mortales”.

El estadounidense afincado en Londres no se arrepiente de nada cuando mira atrás y tampoco de no dedicarse más a la fotografía desde finales de los 70. Ocurrió cuando vio que la música se estaba convirtiendo en un producto y decidió entonces dejar su cámara de fotos a un lado y pasar al mundo del vídeo y el cine. Ahora, con 73 años, Russell explica con gusto su pasado y, tal como confesó a la publicación mencionada, “quiero que la gente me recuerde como alguien que capturó la verdad”.