Ocio

No habrá pruebas de ADN a los hijos de Julio Iglesias

El juez recuerda que su descendencia legítima no es parte del procedimiento y que no recae sobre ellas ninguna carga

El cantante Julio Iglesias / Foto: Gtres
El cantante Julio Iglesias / Foto: Gtres

El juez recuerda que su descendencia legítima no es parte del procedimiento y que no recae sobre ellas ninguna carga.

El nombre de Julio Iglesias no descansa. Estos últimos días ha sido nombrado hasta el hartazgo: desde el Grammy honorífico a toda su carrera, que recibió el pasado 10 de febrero, hasta los rumores por su supuesto mal estado de salud, que nacieron al no recoger dicho galardón. A esto se le une un motivo más por el cantante de «La vida sigue igual» sigue acaparando titulares: el juicio de paternidad de Javier Sánchez-Santos. No es algo nuevo. Es una historia que parece no acabar nunca, aunque dé la sensación de que cada vez la verdad está más cerca. Tras las constantes peticiones por parte del presunto vástago de que Julio Iglesias se someta a las pruebas de ADN antes del juicio y, en el caso de que no accediese se las hiciesen a sus hijos legales, el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia ha vuelto a pronunciarse: no permitirá comparar el ADN de la descendencia del cantante con el de Javier Sánchez-Santos, a la vez que sostiene que estos no están obligados a hacerse dicha prueba.

«El juez no quiere compararlas porque entiende que la negativa por parte del cantante de hacerse la prueba junto con la muestra que consiguió el detective ya es más que suficiente», explica a LA RAZÓN Fernando Osuna, abogado de Sánchez-Santos. Así describe el motivo por el que se inició este procedimiento ante los tribunales: a partir de un termo de agua un detective consiguió muestras del ADN de Julio José Iglesias y, con ellas pudieron demostrar que éste era su hermano.

Detalles a su favor

Por lo tanto, Osuna y el demandante tienen dos puntos con los que pueden sostener su teoría: por una parte, el termo de agua y, por otra, las constantes negativas por parte de Julio Iglesias de pronunciarse ni someterse a ningún tipo de pruebas. El peligro está en que si el artista sigue dando la callada por respuesta puede convertirle directamente en el padre de Sánchez-Santos. «Como el cantante no se ha presentado, pedí al juez que llamara a los hijos y éste lo negó», expresa Osuna y aclara que «para nosotros no es algo importante porque, teniendo ya el ADN de Julio José y la oposición de su padre a hacerse la prueba, es más que suficiente».

«Preferimos actuar por exceso antes que por defecto», expresa el abogado a LA RAZÓN. Osuna no teme ninguna nueva decisión por parte del juzgado, pues es consciente de que el proceso puede dilatarse en el tiempo. Además, el letrado afirma que Sánchez-Santos «está muy esperanzado e ilusionado, muy seguro porque sabe que es hijo de Julio Iglesias». El abogado se apoya en que este asunto está científicamente demostrado y ahora lo que falta es que la Justicia apoye esta cuestión, «pues no tendría sentido que la ciencia fuera por un lado y la justicia por otro», concluye.