Gente

“Yo era infeliz”: Ben Affleck relata haberse refugiado en el alcohol durante su matrimonio con Jennifer Garner

Confiesa que si no se hubiera separado de la actriz “seguiría bebiendo”

Ben Affleck, con su actual pareja JLo
Ben Affleck, con su actual pareja JLo FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El actor Ben Affleck, de 49 años, ha hablado sobre su divorcio de Jennifer Garner en el programa Howard Stern de SiriusXM, donde ha revelado que la ruptura de su matrimonio fse debió a su alcoholismo

“Probablemente hubiéramos terminado matándonos”, dijo. Separado de la actriz desde 2015, Ben Affleck relató el impacto que tuvo el fracaso de su matrimonio en sus adicciones pasadas. “Probablemente todavía estaría bebiendo si no me hubiera divorciado”, explicó el actor.

Ben Affleck sintió que, en parte, había caído en el alcoholismo porque se sentía “atrapado” en su relación con la heroína de “Alias” (2001). “Me dije: ‘No puedo irme por mis hijos ( Violet, 16 años, Seraphina, 12 años, y Samuel, 9 años), pero soy infeliz, ¿qué puedo hacer? “Y lo que hice fue beberme una botella de whisky y quedarme dormido en el sofá, que, por otro lado, resultó no ser la solución“.

No obstante, el actor de “Pearl Harbour” enfatizó que sentía un profundo respeto por su exesposa y que ella no era la responsable de su alcoholismo en el pasado. “La verdad es que nos tomamos nuestro tiempo para llegar a esta decisión ... Nos alejamos”, analizó. “Tuvimos un matrimonio que no funcionó. Es alguien a quien quiero y respeto, pero con quien no debería seguir casado por más tiempo (...) Intentamos volver a armar las piezas, porque tenemos hijos. No queríamos que tuvieran este matrimonio como ejemplo“. Durante su separación trataron de justificar que su ruptura había sido amistosa, aunque Affleck reconoce que “hicimos nuestro mejor esfuerzo. ¿Hemos pasado por momentos de tensión? ¿Hemos tenido algún desacuerdo sobre el cuidado de los niños? ¿Ha habido momentos difíciles? ¿Nos enojamos? Sí”. Pero a pesar de todo ello, el actor destaca que “todavía nos respetábamos el uno al otro. Sabía que era una buena madre. Siempre esperé que supiera que yo era un buen padre“.