Gente

Las redes debaten si el atuendo de las camareras, vestidas de sirvientas, en la boda de Lucía Pombo y Álvaro López Huertas era adecuado

La hermana mayor de María Pombo ha dado el “Sí, quiero” en Segovia el pasado sábado

Lucia Pombo y Alvaro Lopez Huertas, el día de su boda
Lucia Pombo y Alvaro Lopez Huertas, el día de su boda FOTO: J.I.Viseras GTRES

La boda de Lucía Pombo y Álvaro López Huertas se ha seguido al milímetro en redes sociales. La pareja contrajo matrimonio el pasado sábado, en la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, en el pueblo segoviano de Villafranca del Condado.

Una fiesta por todo lo alto, al que acudió una larga lista de invitados que incluía a las principales influencers de nuestro país, y que incluyó a King África.

Muchos de los seguidores de la influencers que han llenado sus redes sociales con post del enlace han recaído en un pequeño detalle que ha provocado un debate: el atuendo de las camareras.

Las empleadas del cátering lucían un informe antiguo, como el que llevaban las sirvientas, hace años, y que ha suscitado gran número de comentarios. Algún internauta ha bromeado con el tema, y otros lo han considerado una broma sin ninguna gracia. La mayoría, sin embargo, han salido en defensa de la novia, Lucía, asegurando que probablemente ella no haya tenido nada que ver con el uniforme de las camareras, sino más bien del protpio catering o del castillo elegido para la celebración.

La novia, por su parte, lucía un diseño inspirado en los años 30, de la firma Inuñez: “Me lo ha diseñado Inuñez, que es el mejor equipo. A pesar de tener su estilo característico, los vestidos se adaptan completamente a la persona. Es decir, nunca se parecen entre ellos y siempre te escuchan con lo que quieres. El mío ya se lo he enseñado a mucha gente. En un principio quería ir con un vestido pantalón, porque mi intención era ser yo. Pero, al trabajar tanto en pantalón, me he dado cuenta de que, para un día que es especial, quiero ir de princesa”, contaba la propia Lucía en una exclusiva ofrecida a la revista “¡Hola!”