Isabel Pantoja, la mejor tapadera de Julián Muñoz

La Fiscalía asegura que la cantante permitió y ofreció sus sociedades para ocultar la procedencia de fondos supuestamente ilícitos

Cada día están más justificados los kilos que ha adelgazado Isabel Pantoja en el último año, porque no gana para disgustos. Si el lunes la Fiscalía se reafirmaba en la petición de tres años y medio de prisión y una multa de 3,6 millones de euros para la tonadillera, mientras que retiraba la imputación de otros cuatro acusados, ayer tuvo que ver cómo la Fiscalía Anticorrupción desmontaba paso a paso los puntos de su defensa. Al parecer, los intentos de su equipo de abogados no han conseguido convencer a nadie. La Fiscalía insistió en sus conclusiones finales que Julián Muñoz utilizó la estructura societaria de quien fuera su pareja sentimental, Isabel Pantoja, para, «con su connivencia ocultar la procedencia de su patrimonio oculto». Además, añadió que Pantoja «ayudó y permitió a través de sus sociedades que Muñoz ocultara fondos ilícitos para blanquear». Según el fiscal, el ex edil «es la piedra angular, el origen, el que orquesta y organiza y el que se vale de otras personas para ocultar esos bienes».

También se aludió a la compra del famoso apartamento 105 del hotel Guadalpín, de la vivienda de la urbanización «La Pera» y de la adquisición de ganadería durante el tiempo en que mantuvieron una relación sentimental «anterior a que fuera pública, desde que la anunciaron en 2003», para incidir en que en estas actuaciones se produjeron «conductas que han permitido desconectar, ocultar los fondos utilizados y dispuestos por Julián Muñoz para satisfacer pagos y, por tanto, conductas de blanqueo de capitales». En lo referente a la compra del apartamento por parte de una empresa de la cantante, la acusación pública concluyó que la adquisición de dicho inmueble en metálico por más de 350.000 euros «se hizo con dinero de Julián Muñoz», una conclusión a la que la Fiscalía aseguró haber llegado tras ver desacreditada la posibilidad de que la cantante lo hubiera pagado de su bolsillo, ya que «no tenía el dinero o liquidez suficientes». Asimismo, sobre la casa «Mi gitana» en «La Pera», el ministerio público dijo que se produjo una situación «anómala» y se utilizó una operativa distinta para la compra a través de un préstamo hipotecario, pero que supone, al fin y al cabo, «un acto de blanqueo, aunque con una forma más sofisticada: en lugar de entregar el dinero en efectivo, se financió, pero sabiendo de antemano que se iba a hacer frente con fondos ilícitos».

Desfase de 350.0000 euros

Por su parte, la defensa del Ayuntamiento marbellí, que ejerce la acusación particular, pidió al tribunal una «sentencia ejemplarizante» y afirmó en relación a Julián Muñoz que a su paso por el consistorio «es imputable su actividad delictiva, su incremento de renta, y un nivel de vida injustificado». El letrado Fidel Escudero señaló que «el señor Muñoz obtuvo un incremento desmedido para sí y para su entorno personal, tal y como se ha acreditado», para añadir que antes de iniciar su relación con Pantoja, en su etapa con Mayte Zaldívar, «el matrimonio alcanzó un desfase cercano a los 350.000 euros, tal y como se ha avalado en el juicio, entre otros, por parte de los peritos de la Agencia Tributaria».

Si todo sigue según lo previsto, el lunes que viene se realizarán las últimas intervenciones y el juicio quedará visto para sentencia.