La española que eclipsó la polémica

Patricia Yurena Rodríguez se alza con el segundo puesto de Miss Universo después de que el certamen Miss España desapareciese ahogado por las deudas. La canaria consigue la mejor clasificación en 28 años

MEDIDAS DE VÉRTIGO. La candidata española mide 1,79 y tiene una 90-60-92
MEDIDAS DE VÉRTIGO. La candidata española mide 1,79 y tiene una 90-60-92

En el anecdotario del certamen Miss Universo 2013, que se celebró el sábado en la sala de conciertos Crocus City Hall de Moscú, quedará grabado para la posteridad el gazapo de la ganadora, la venezolana Gabriela Isler, que, ante el desconcierto de la final, optó por hacer alarde de «fair play» y acabó felicitando a la canaria Patricia Yurena Rodríguez al creer que ella le había arrebatado el primer puesto del certamen. Sin embargo, a pesar de que la candidata latinoamericana se alzase finalmente con la corona de la más bella –de oro y platino, ajustada al fasto propio de estas lides–, la española es hoy consciente de que, en muchos aspectos, la que en realidad se ha coronado en este certamen es ella.

A sus 23 años, esta tinerfeña, que roza el 1,80 de estatura y encarna el cuerpo 10 con sus ajustadas medidas (90-60-92), no sólo ha acariciado la victoria, Patricia Yurena le ha insuflado aliento a un concurso herido de muerte tras la controvertida desaparición de la marca Miss España, hundida en un mar de deudas a sus acreedores –según recogía el auto del juzgado mercantil número 5 de Madrid, el montante asciende a casi 840.000 euros– y carente de credibilidad. Fue entonces cuando uno de los ex empleados del certamen, Guillermo Escobar, decidió ponerse al frente de la empresa Be Beautiful Spain, la cual, bajo el abanico de la nueva marca Miss Universe Spain, adquirió los derechos de representación de las candidatas españolas a Miss Universo. Un proyecto nuevo que, en su primer año de andadura, ha conseguido colocar a la representante nacional en lo más alto. Es sólo uno de los motivos por los que este segundo puesto sabe a gloria. Hoy por hoy, a la espera de que se resuelva el entramado judicial que envuelve a la marca Miss España, el nuevo concepto, más vinculado al mundo de la belleza y de la moda, ha sabido conquistar la pasarela internacional. Y es que, al alzarse con el título de Primera Dama, Patricia Yurena ha conseguido marcar un pequeño hito dentro de una competición que históricamente se le ha resistido a las candidatas españolas. De hecho, nadie conseguía quedar tan alto en la clasificación desde 1985, año en el que la sevillana Teresa Sánchez López obtenía también un segundo puesto en Miami tras la puertorriqueña Deborah Carthy-Deu. De entre las «misses» del siglo XXI, Helen Lindes fue la que estuvo más cerca de la corona, al conseguir en 2000 la cinta de Segunda Dama de Honor en Chipre. Entre las clasificaciones históricas, también se recuerda la de 1978, edición en la que Guillermina Ruiz repetía el éxito que había alcanzado Rocío Martín cinco años antes, al colocarse en el «top 5» final. Eso sí, sólo la malagueña Amparo Muñoz conquistó el título de Miss Universo en 1974. Asimismo, a título personal, esta joven canaria que se define como «sociable, simpática y sincera», también ha conseguido quitarse una pequeña espinita: Patricia Yurena había ganado el título de Miss España en 2008, pero al ser menor de edad –entonces tenía 17 años–, no pudo participar en el certamen de Miss Universo que se celebró en Vietnam y fue relevada por Claudia Moro. Cinco años después de aquel episodio, la canaria ha dejado alto el listón y ha sabido aportar algo de optimismo y credibilidad a los malheridos certámenes de belleza españoles, habitualmente señalados por la polémica.

«Made in Spain»

Los diseñadores canarios Marco Marreno y María Díaz, de la firma M&M, fueron los encargados de vestir a la tinerfeña en su paso por Miss Universo. El vestido de gala, en tonalidades claras, es un traje ceñido al cuerpo y «muy sexy», según los modistos. Por otro lado, el traje tradicional está inspirado en Julio Romero de Torres y en los carnavales canarios por su brillo y vistosidad. Se trata de una pieza con base de encaje en color marfil, pequeños cristales de Swaroski en sus flores de colores y largos flecos de seda. El sombrero cordobés está hecho artesanalmente a medida y rematado con flores a tono con los bordados. Estos son los dos vestidos más destacados de los ocho que los diseñadores han elaborado.

El detalle

EL REVERSO DEUNA MISS

Patricia Yurena ha recibido siempre el apoyo de su familia. De hecho, ésta es una fotografía que la joven publicó orgullosa en su muro de Facebook bajo el título de «Mi madre y yo de chiquititas».