Actualidad

Habla la madre de Diana Quer: “Estoy agotada emocional, física y psíquicamente”

A tres semanas de que comience el juicio por el asesinato de Diana Quer, al que asistirá como testigo, Diana López-Pinel vive en soledad el drama de su vida

Es la historia de una familia rota, destrozada por el asesinato de una hija y enfrentada desde hace años por un traumático divorcio. Un drama relatado minuto a minuto que ni la muerte de una hija ha conseguido enterrar. Y es que, desde que se hizo pública la desaparición de Diana el 22 de agosto de 2016 hasta la fecha, cuando han pasado casi dos años desde que la enterraran, el enfrentamiento de la ex pareja no ha cesado.

Publicidad

Fue Juan Carlos Quer quién abrió la Caja de Pandora, cuando tan sólo una semana después de la desaparición de Diana, confirmó ante las cámaras que un juzgado había retirado la custodia de Valeria, su hija pequeña de entonces 17 años, a su madre. Una decisión que aseguró llegaba “muy muy tarde"provocando que se investigara el entorno de la joven y que se interrogara a su madre, Diana López-Pimentel. Aunque se arrepentiría de sus palabras, el daño ya estaba hecho. Fue la espita de la bomba que convertiría aquel caso en una cuestión de interés nacional.

Si la desaparición de una chica de 19 años perteneciente a una adinerada familia e íntima amiga de Zaira, la hija de Guti y Arancha de Benito, ya proporcionaba los ingredientes para convertirse en un culebrón a medio camino entre la crónica rosa y negra, el enfrentamiento entre sus progenitores, luchando por la custodia de sus hijas en medio del drama, abría líneas de investigación que justificaron la intromisión en la intimidad de una familia que poco hizo para protegerla en la desesperación de aclarar qué le ocurrió aquel 22 de agosto a Diana.

Publicidad

A todo ello, se sumaron los altos datos de audiencia que proporcionaba el caso Diana Quer. Su exhaustiva y mediática búsqueda siguió reventando los audímetros incluso cuando la investigación entró en punto muerto. A la escasez de noticias sobre el paradero de Diana y sin sospechosos, fue el conflicto familiar el que continuó alimentando el interés del público. Ni siquiera la pesada losa que cayó sobre la familia cuando, en diciembre de 2017 se detuvo a su asesino, “El Chicle”, quién confesó el crimen y descubrió dónde se encontraba el cadáver, consiguió acabar con los desencuentros entre sus progenitores.

Publicidad

Tres años después y a tres semanas de que comience el juicio contra Enrique Abuín (el Chicle), la guerra continúa. La penúltima batalla se libró ayer, tras la denuncia interpuesta por Diana López Pimentel contra su ex marido, ante el juzgado de violencia de género, por un intento de atropello y lesiones. Hasta ahí nada nuevo, ya que ésta es la décima denuncia de la madre de Diana Quer contra el padre de tu hijo, todas ellas archivadas o sobreseídas.

Pero fue la violenta reacción de Valeria, la hija más pequeña de la ex pareja posicionada abierta y públicamente a favor de su padre, lo que ha provocado que, de nuevo, su madre quede a los pies de los caballos. El duro enfrentamiento entre madre e hija ante las cámaras puso de manifiesto el apoyo de Valeria a su padre. “Eres una mentirosa-gritaba fuera de sí Valeria-papá no es agresivo”. Mientras su novio trataba de sujetarla y la agarraba del brazo sin conseguir frenarla, Diana le replicaba: “si te ha pegado hasta a ti. Que lo sepa todo el mundo, que este señor es un agresivo y un maltratador!”. El fuerte carácter de la pequeña de los Quer quedaba registrado por las cámaras de televisión, ante unos periodistas abrumados por la tremenda escena que se retransmitía en directo.

Sin entrar a juzgar quién tiene la razón en este presunto nuevo episodio de violencia conyugal, lo que está claro es que la familia está más dividida que nunca cuando está a punto de comenzar el juicio contra El Chicle. Pero antes, se verán las caras el 14 de octubre en el Juzgado de Pozuelo de Alarcón, dónde se decidirá quién tendrá la custodia de Valeria, única hija que les queda a ambos y por el uso del domicilio conyugal. Tras la defensa de Valeria a su padre, todo indica que Diana López-Pinel se ha quedado sola. Con una hija enterrada y otra, alejada de ella, la madre de Diana Quer tendrá además que revivir, a finales de mes en Galicia, la tragedia del asesinato de su hija Diana.

Publicidad

No es fácil, en estas circunstancias, entrevistar a Diana. La llamo pocas horas después del brutal enfrentamiento que ha vivido con su hija, tras una mañana tensa en los juzgados y después de declarar ante el juez y los medios. Pero sorprendentemente, atiende a mi llamada. Tras identificarme, se muestra amable y cercana. Está, según me confiesa, “viviendo una locura, llevo unos días de infarto. Estoy agotada emocional, física y psíquicamente.”. Trato de preguntarle por lo ocurrido y me corta diciendo “no puedo atenderte ahora, estoy agotada. Si me llamas en otro momento hablamos. Hoy no he dormido nada y voy a tratar de echar una siesta. Hablamos mañana por la mañana mejor.”

Al día siguiente, por la mañana, no atiende mis llamadas. Tampoco su abogado quiere hacer declaraciones a los medios. Entiendo que se han replanteado la situación y que no consideran oportuno hablar con la prensa. Por fin, por la tarde contesta al teléfono.

-Hola Diana, ¿cómo estás?

Hola Ángela. Estoy bien, bien dentro de lo que cabe. Perdona que no te haya contestado, el teléfono no para. Estoy desbordada.

-¡Normal! Tienes muchos frentes abiertos: esta última denuncia a tu ex marido, el juicio por la custodia de Valeria la semana que viene y lo que imagino será aún más duro, el juicio por la muerte de tu hija. ¿Cómo afrontas lo que estás viviendo?

Solo espero que salga a la luz toda la verdad y confío en la justicia

-Me gustaría entrevistarte, tener una charla tranquila contigo...

No voy a conceder ninguna entrevista a los medios hasta que acabe el juicio por el asesinato de mi hija Diana. No quiero hablar por “prescripción médica”,digámoslo así. Llevo unos días horribles, sin dormir y pasándolo fatal.

-Pareces fuerte pero supongo que la bronca con Valeria antes las cámaras, también ha sido muy duro para ti...

Lo de Valeria... ya estoy acostumbrada. Eso no ha sido lo peor.

-Supongo que el juicio por su custodia no va a ser fácil. Más aún en las actuales circunstancias, después de una denuncia por lesiones contra tu ex marido...

Sí, pero por fin se va a empezar a ver toda la realidad de esto

-¿Te ves con fuerzas para afrontar estos juicios tan duros?

Llevo mucho pasado: la muerte de mi hija ha sido lo más duro que he vivido, pero me queda mucho por pasar: el juicio por su muerte. Soy fuerte y espero poder soportarlo.

-Vas a asistir al juicio contra el Chicle?

¡Claro que sí!. Entre otras cosas porque tengo que comparecer como testigo

-Bueno, una cosa es tu declaración como testigo que es ineludible y necesaria y otra, es si acudirás a todas las sesiones del juicio...

Creo que sí iré.

-¿Te ves capaz de presenciar y escuchar las cosas tan terribles que van a salir y para estar tan cerca del asesino?

Creo que sí tendré las fuerzas para ello. Aunque eso no se sabe hasta que estás allí. Espero poder aguantarlo.

-Confías en que sea condenado con prisión permanece revisadle?

Sí, confío en que así sea. Habrá que seguir el protocolo pero creo que lo conseguiremos.