Beatriz Talegón: Antimoda coqueta

Secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas

Demostrado está que no hace falta gastar mucho dinero en ropa para vestir de manera elegante. España es un buen ejemplo de éxito mundial en moda asequible a todos los bolsillos. Por lo tanto, que Beatriz Talegón vista en sus comparecencias públicas de la manera en que lo hace, no es por culpa de una falta de recursos económicos, sino que es fruto de la reflexión. Esconde intención.

- Problemas de cinco estrellas

Ella tiene razón, los problemas de nuestro país no se deben resolver desde un hotel de 5 estrellas, como tampoco se puede cantar las cuarenta a los líderes políticos sobre la crisis del país enfundada en un vestido de 10.000 euros€ de alta costura. Pero lo elegante está siempre más allá de un carísimo vestido o de costosos accesorios, ¿Tan difícil es encontrar a un político que promueva la denuncia desde una imagen algo mas refinada que desde el foulard de gasa y los pantalones «harem»?

- Por dentro y por fuera

Talegón es coherente, a pesar de la falta, imagino que intencionada, de estilo. Su discurso se protege siempre detrás del clásico uniforme activista de clase obrera, que, en el fondo, es como mejor lo van a entender sus seguidores. Lamentablemente, cualquier otra propuesta estética mas sofisticada caería en saco roto. Una pena, pues tiene un físico bastante elegante.

- Su estilo

Antimoda con ciertos toques de coquetería en el peinado y algún que otro accesorio de bisutería. Sus cambios de peinado denotan que le gusta jugar con la estética, pero su posición política le obliga a seguir con un escepticismo estético.

- Mi consejo

Gastando lo mismo en su imagen pero optimizando mejor sus compras y recursos, haría que su denuncia fuera más creíble y respetada ante los ojos del resto de los políticos. trapos, por el mismo dinero.

Gestos delatores

La mirada perdida

por Valvanuz Sánchez de Amoraga - Psicóloga y coach

Se siente segura de sí misma. Lo vemos en su tono pausado, en su postura firme y en el autocontrol que demuestra en sus intervenciones. Le agradan los medios de comunicación y se siente cómoda con ellos. Pero cuando escucha algo que no le agrada o se siente atacada, oprime los labios intentando retener las palabras para darse tiempo a pensar la respuesta. Reflexiona antes de actuar.

Utiliza mucho el cuello para dar fuerza a su mensaje, afirmando o negando. Suele posar los brazos desde el codo en la mesa –búsqueda de seguridad–.

La tensión la canaliza a través de las manos, por eso a menudo habla con un bolígrafo entre ellas. Los círculos que traza con éstas–congruencia–, dan una imagen de coherencia, pero su mirada se pierde cuando habla, restando veracidad al discurso. Domina su voz, el tono, el ritmo. Es dulce, potenciada por el tono bajo, que tampoco eleva cuando se enfada, sino que lo hace seco.

El veredicto

Su arma secreta: el autocontrol.

Su punto flaco: la mirada.

Miente con sus gestos:

Necesita mejorar

Una piel marcada

por Mata Boira - Especialista en belleza

Para conseguir una piel uniforme, suave y sin manchas ni marcas de acné, le aconsejo a Beatriz Talegón el tratamiento Micro-Laser-Peel, un procedimiento que elimina las capas más externas de la piel. La energía del láser es absorbida por el agua y cómo la piel contiene más de un 70% de agua, el rayo del láser vaporiza las capas más externas de la epidermis, removiendo y suavizando las pigmentaciones (manchas), las arrugas finas y minimizando las cicatrices. Además, el efecto térmico del láser estimula la formación de colágeno en la dermis.

Así, la epidermis y la dermis dañadas se recambian por una piel nueva, con un tono más uniforme y suave. Después del primer tratamiento, en una semana aproximadamente ya se puede apreciar una mejoría en las manchas y en la textura de la piel, que irá mejorando en los siguientes meses con cada sesión de tratamiento y los cambios se harán más notorios ( www.ribeclinic.com). Pero si Talegón decide no cuidarse, tendrá en unos años una piel fotoenvejecida y con falta de luz. También es posible que se le acentúen las bolsas y ojeras.