De lo casual a lo formal

ALICIA SÁNCHEZ-CAMACHO. Presidenta del Partido Popular en Cataluña

CHAQUETA RETRO: La chaqueta de cuero marrón es un básico del mercadillo de segunda mano. Ésta que viste Sánchez-Camacho podríamos encontrarla en alguno de los puestos de ropa usada, cada vez más visitados por los españoles a raíz de la crisis. Y es que aunque parezca que están de moda porque es más frecuente verlas en la calle, esta realidad no responde a una tendencia marcada por las pasarelas, sino a una reacción social a la actual coyuntura.
CHAQUETA RETRO: La chaqueta de cuero marrón es un básico del mercadillo de segunda mano. Ésta que viste Sánchez-Camacho podríamos encontrarla en alguno de los puestos de ropa usada, cada vez más visitados por los españoles a raíz de la crisis. Y es que aunque parezca que están de moda porque es más frecuente verlas en la calle, esta realidad no responde a una tendencia marcada por las pasarelas, sino a una reacción social a la actual coyuntura.

Una de las tendencias más extendidas entre nuestras políticas es enfundarse en vestidos bien ajustados, con dos tallas menos de la que realmente necesitan. Esa pasión incontrolada por el efecto embutido no les hace ningún bien: ni las rejuvenece, ni las hace más delgadas, sino todo lo contrario. Si a esta opresión corporal se le añade un modelo elaborado en cuero, el resultado es aún más deficiente. Y, al final, todo lleva a la misma conclusión: que a nuestras políticas les importa muy poco su imagen.

l Desinterés por la imagen

Ese desapego por la imagen que transmiten de las políticas no les suma credibilidad a su discurso. Se ha generalizado la idea de que una mujer que cuida su aspecto no centra su atención en otros asuntos y se le relaciona con una merma en su capacidad o profesionalidad. Yo creo que todo lo contrario.

l Por dentro y por fuera

Sánchez-Camacho es una política de carácter y brava. Ese discurso con personalidad y su buena oratoria pierden mucha fuerza cuando aparece embutida en algunas prendas de cuero o pantalones y chaquetas que oprimen no sólo su cuerpo, sino también sus ideas.

l Su estilo

Es asidua al blazer ceñido y ajustado a la cintura con cinturón, al pantalón vaquero y a los vestidos por encima de la rodilla rectos y muy ajustados. En sus chaquetas suele apostar por grandes solapas con efecto «vintage»: este gusto por lo retro es muy habitual en otras compañeras del Congreso.

l Mi consejo

Invertir un poco más en prendas de calidad a las que se puede sacar verdadero provecho, sobre todo bolsos y zapatos. Lo que se puede pasar por alto en prendas no se puede en complementos porque transmiten una imagen pobre y desaliñada. Sin olvidar que debe vestir con prendas de su talla.