Michelle Obama, ni un pelo de tonta

El peluquero y estilista de la primera dama de EE UU, Johnny Wright, habla a LA RAZÓN de su «nuevo look»: «Sentíamos que era el momento de innovar»

Se ha convertido en una de las mujeres más influyentes en moda y belleza femenina. Michelle Obama crea tendencia. Y esta semana lo ha vuelto a hacer: ha sorprendido al mundo con un nuevo corte de pelo, más juvenil y con flequillo. El mismísimo presidente de Estados Unidos afirmó que el corte era «el evento más importante del fin de semana». Y lo fue, incluso por encima del juramento de su segundo mandato. Su «look» ha dado la vuelta al mundo, en las redes sociales no han faltado parodias al respecto y los expertos en estilismo no dejan de comentar los porqués de este dulcificado cambio. El verdadero artífice, el prestigioso estilista Johnny Wright, confiesa a LA RAZÓN que «no fue un corte calculado para la ocasión. Siendo honestos, simplemente sentimos que ya era hora de innovar».

Sin embargo, los especialistas se han apresurado a buscar otros motivos más trascendentales para esta renovación. Así, hay quien quiere ver en su nueva melena una señal de que los Obama vienen con aire reformista y actuarán más libremente durante los próximos cuatro años.

Wright, que peina en exclusiva a la señora Obama desde 2008, desmiente esta idea y asegura que «no refleja nada más allá». Eso sí, el joven cree que «el nuevo ''look'' podría inspirar a la gente» y los anima «a crear su propio estilo». Y es que, según cuenta, lo que más admira de su clienta más selecta es «su fidelidad a sí misma. Lo que más me gusta es que viste acorde con sus sentimientos. Elige lo que su corazón le dicta». Una opinión que comparte José Luis Díez, editor de moda de GQ.com, quien, además, considera que es muy coherente que cuide su imagen e incluso que quiera sorprender: «Se puede permitir ciertas licencias, como apostar por este «look» más fresco y moderno, porque se ha convertido en un icono de moda. Hacía tiempo que una primera dama no lo era». Asimismo, Díez considera que «no es lo mismo llegar como novata a la Casa Blanca, que quizá se deba ser más clásica y no arriesgar, que hacerlo después de cuatro años y convertida en una referencia de moda».

Acostumbrado a crear vanguardia con sus tijeras, Johnny Wright confiesa a este periódico que, entre todas las famosas para las que trabaja, él se queda con Michelle: «Lo que la diferencia del resto es precisamente que no es una «celebrity», sino la primera dama... No tiene rival». Según cuenta, se conocieron en Chicago durante la campaña electoral. «Hace cinco años que trabajo con ella. Su agente reservó hora conmigo para una sesión de fotos una mujer llamada Michelle Obama, que en ese momento era la esposa de un senador. Al poco de conocerla me trasladé; sin embargo, mantuvimos el contacto. Después, me pidió consejo como peluquero en varias ocasiones a lo largo de la campaña y congeniamos».

Ponerse bajo las órdenes de la esposa de Obama le abrió más de una puerta a Wright, que ahora posee su propio programa de televisión. Durante sus apariciones regulares en «Home Shopping Network» ofrece consejos de estilo y trucos para mantener el cabello sano. Un éxito que jamás imaginó cuando con tan sólo 12 años creó su primera base de clientes –sus propios familiares y amigos–. Aunque si Johnny agradece a alguien su triunfo es a su abuela: «Ella me ayudó a descubrir mi pasión. Siempre me gustó peinarla», explica Wright, cuyo lema es: «El cabello de una mujer debe ser un claro reflejo de su personalidad ya sea ama de casa o ejecutiva de éxito ».

¿Y de qué habla el de Michelle Obama? Su antiguo peluquero en Chicago, Michael Rahni Flores, lo tiene más claro que Wright: «Nunca ha sido el tipo de persona que se obsesiona con el pelo y el maquillaje... Nada lujoso». Y es que si por algo destacaba en sus años jóvenes en la ciudad de los vientos era por su sencillez.

Estilista de élite

Johnny Wright estudió en el Dudley Beauty College, donde conoció a sus mentores Landis Johnson y Shewandia Johns, quienes le animaron a que se hiciera «freelance», decisión que le llevó a trabajar para la Ebony Fashion Fair –un importante show de moda–, y, de ahí, a ser uno de los estilistas más solicitados del sector. Es, nada más y nada menos, que el director artístico y estilo de Soft Sheen-Carson Inc., una división de L'Oréal.

«LOOK» SIN SECRETOS

-MARRÓN CHOCOLATE: se ha aclarado el pelo dos tonos para suavizar sus facciones. A medida que cumplimos años, los rostros tienden a ser más adustos, cambio que se hace más evidente si el color del pelo de la persona es oscuro. Por ello, es normal que, a partir de los cuarenta o cincuenta años, se pase por un proceso de aclarado.

-FLEQUILLO CORTO: muy arriesgado, pues no es un corte que favorezca a todo el mundo.

-KERATINA: Michelle tiene el pelo rizado y los procesos a los que somete su cabello para que esté liso son muy dañinos. Para nutrirlo ha pasado por un tratamiento de keratina.

-CAPAS: dan un aspecto más juvenil y desenfadado.