El peor momento de María Jiménez

La cantante permanece ingresada en la UCI del hospital San Rafael de Cádiz, tras ser operada de una obstrucción intestinal. La familia desmiente que padezca cáncer de nuevo.

La cantante María Jiménez / Foto: Gtres

La cantante permanece ingresada en la UCI del hospital San Rafael de Cádiz, tras ser operada de una obstrucción intestinal. La familia desmiente que padezca cáncer de nuevo.

La vida ha sido demasiado injusta con María Jiménez. La muerte de una hija con 17 años, la traumática separación de Pepe Sancho, el hombre de su vida, la lucha contra un cáncer de mama y otro de garganta, la rotura del peroné y, ahora, una obstrucción intestinal, de la que la operaron el pasado 2 de mayo, pero que ha degenerado en una infección y una fiebre muy alta, que le mantienen en la UCI del hospital gaditano San Rafael.

La familia está disgustada por «las informaciones que no se ajustan a la realidad», nos dice Isabel, hermana de la artista. Y prosigue afirmando que «hasta se ha publicado que le han descubierto un tumor, y es mentira. María no padece ningún cáncer. Es un bulo infundado, como que ahora le han operado dos veces. Estamos preocupados por su salud, existe cierta gravedad, pero permanece estable. Confío en que vaya mejorando y, cuando le den el alta me la llevaré conmigo a Sevilla. Gracias a Dios es una mujer muy fuerte. Confiamos en que le baje la fiebre, desaparezca la infección y la evolución sea positiva. De momento, no hay otra preocupación. No hay que alarmarse, incluso la veo un poquito mejor».

Alejandro, hijo de María y del actor Pepe Sancho, confirma que «a mi madre le hicieron una operación gastrointestinal motivada por una obstrucción en el intestino. Al principio pensamos que podía tener un tumor, pero se descartó desde el primer momento. Y si se ha retrasado el alta es porque esperan a que le baje la fiebre, por eso todo va algo más lento. Está grave pero estable».

Al cierre de esta edición, la situación se mantiene tal cual relata la familia de la cantante. María está intubada y conectada a una máquina que le ayuda a respirar. Tuvo que ser sedada porque sufría fuertes dolores y se encuentra bastante débil.

Cuando el pasado viernes LA RAZÓN contactó con Alejandro, se encontraba con su madre en la habitación del hospital. Poco después, la situación se complicó y la trasladaron a la UCI. Desde dentro del centro sanitario nos desvelan que «la paciente es una mujer optimista y fuerte, una enferma ejemplar. Y esperamos que la evolución vaya como tiene que ir y que no empeore». Sin embargo, algunos amigos de la artista como Bertín Osborne se lamentaban el fin de semana de que «me han dicho que María está muy mal». Y es que las versiones se contradicen: mientras la hermana y el hijo de la cantante intentan quitarle hierro a la enfermedad, otras fuentes indican lo contrario. Según el último parte médico «la paciente fue operada el 2 de mayo de una obstrucción intestinal, de la que evolucionó favorablemente. Luego se produjeron complicaciones y está ingresada en la UCI con un pronóstico grave». Se entiende el momento tan delicado que viven los suyos, a la espera de un buen desenlace. Confiamos, como pide su hijo, que «la rubia salga adelante».