Gente

El “Ambiciones” de Galapagar de Iglesias y Montero que ya cotiza a 900.000 euros

Ante los rumores de ruptura, desde Podemos aseguran a LA RAZÓN que Iglesias y Montero siguen juntos y que no han vendido su chalet, que se ha revalorizado

Casa de Pablo Iglesias e Irene Montero en la calle Paseo Rio Monte 4 de La Navata en el termino de Galapagar
Casa de Pablo Iglesias e Irene Montero en la calle Paseo Rio Monte 4 de La Navata en el termino de GalapagarJesús G. FeriaLa Razon

El culebrón de los Iglesias-Montero continúa. Pese a la salida de la política del ex líder de Unidas Podemos, los rumores sobre una posible separación entre el ex vicepresidente y la ministra de Igualdad siguen dando mucho de qué hablar. Esta semana han vuelto a ser «trending topic» después de que «El cierre digital» asegurara que la pareja habría puesto fin a su relación y vendido el polémico chalet de Galapagar, que ya se ha convertido en los tres años que llevan allí viviendo en el «Ambiciones» de la política patria. Sin embargo, fuentes de Unidas Podemos han asegurado a este diario que la información de ruptura es falsa, así como la venta de su residencia y que Iglesias se comporta como un «padrazo». Ayer, Montero, en su cuenta de Instagram, no desmintió la información expresamente, pero acusó «a la cloaca de mentir con descaro»: «Me han pedido muchas veces confirmar o desmentir noticias que tienen que ver con mi vida, pero ni antes ni ahora voy a hacerlo cuando otros lo decidan por mí», escribió.

Sin embargo, los vecinos de la urbanización La Navata se mostraban de lo más entusiasmados cuando escucharon que Iglesias y Montero podrían abandonar el chalet: «Ojalá fuera así, queremos regresar a la normalidad», coinciden la mayoría. Aunque en los últimos meses la presión policial que sienten los residentes antes por las medidas de seguridad, ha disminuido, confiesan «que lo mejor es que se muden, porque a pesar de que ahora está todo más tranquilo, todavía no es lo que era», dice una de las residentes.

El chalé de Galapagar de Pablo Iglesias e Irene Montero

Ésta, además, apunta a que esta «normalidad» coincide con la ausencia de Iglesias en la zona: «Irene sí que sigue residiendo aquí, pero a Pablo no se le ve. Desde marzo tan solo ha realizado alguna visita ’'exprés’' para ver a sus hijos, pero entra y sale. Ya no se le ve por el jardín ni en el porche donde antes pasaba tiempo». En las últimas semanas han instalado una piscina hinchable para los pequeños «y allí solo se les escucha a los hijos con la cuidadora y a veces a Irene», asegura una vecina.

Lo que sí observaron el pasado domingo los residentes de la zona, y especialmente los que tienen su casa frente a la de los políticos de Unidas Podemos, es que se produjo una reunión multitudinaria. «Fue algo inusual. Cuando llegaron hace tres años, sí que se juntaban aquí varios líderes de Podemos, pero desde entonces no había vuelto a ocurrir», dice la propietaria de uno de los chalets de la zona. Hasta el domingo, cuando «cinco coches entraron en la casa y no eran oficiales. Me llamó la atención. Normalmente, los agentes que custodian la casa, cuando va a llegar un coche oficial, te piden que estés unos minutos sin cruzar la calle, pero en esta ocasión no ocurrió así», matiza.

¿200.000 euros en reformas?

Lo que también comentan en la La Navata es la información publicada por el mencionado diario digital donde se hablaba de la venta del chalet por 450.000 euros más de lo que lo adquirieron en 2018: «De ser verdad, resultaría un completo fiasco. Si no me equivoco ellos la compraron por unos 615.000 euros, y después de todas las reformas que han hecho, esta propiedad ahora podría venderse perfectamente por 900.000 euros», asevera un vecino que conoce bien el mercado inmobiliario de la zona y el coste de las reformas por experiencia propia.

Imagen del cartel colgado en la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar

Según detalla este residente, desde que llevaron a Galapagar, los Iglesias-Montero «no han dejado de realizar mejoras en la vivienda, no hay un mes en el que no haya habido obreros dentro». Según esta fuente, como mínimo, habrán invertido en ella otros 200.000 euros: «La casa la conozco bien, porque nosotros la estuvimos visitando cuando estaba en venta. Es una finca grande, pero la vivienda en sí era pequeña. Solo tenía dos habitaciones, dos baños... algo poco útil para una familia numerosa», matiza. Por eso, nos cuenta, «han convertido el garaje, que los antiguos dueños tenían como almacén, en una especie de despacho para Iglesias con una librería impresionante, y además, si no me equivoco, han sacado dos habitaciones más y un baño extra». A eso, habría que sumarle, según dice este vecino, la reforma de todo el tejado de la vivienda, «que eso cuesta un pastizal» y un cerco a la piscina: «Levantaron teja a teja, así durante dos meses. Habría allí como cuatro trabajadores diariamente. Tenían dos o tres contenedores llenos de escombros en el interior. La reforma ha sido brutal, así que ahora la casa se ha revalorizado muchísimo».

Lo que menos gustó a los lugareños fue la instalación de cámaras de seguridad «ya que, aunque ellos dicen que es solo para el interior, a mí me da que también graban fuera. No me fío», reconocen. Ante los continuos rumores sobre el paradero de Iglesias, muchos insisten en que dudan que se haya instalado en alguna otra vivienda de la zona. «Decían que se había comprado algo en La Berzosa, pero es extraño porque allí el acceso sería igual de sencillo que en La Navata. Lo que deseamos es que cambien de casa, por ellos y por nosotros. Qué a gusto nos dejarían», confiesa una joven que reside a dos calles de los «podemitas».