50 disparos contra el «Patiño»

MADRID- El intento de secuestro del buque de la Armada «Patiño» en aguas del Índico les puede salir muy caro a los seis presuntos piratas somalíes detenidos tras el frustrado asalto el pasado enero. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco los ha procesado por 218 tentativas de detención ilegal (tantas como tripulantes del buque) y por los delitos de piratería en grado de tentativa, desobediencia violenta a buque que previene la piratería, daños y pertenencia a organización criminal, que en total podría suponer a cada uno condenas de hasta 1.122 años de cárcel.

El magistrado no tiene dudas de que los imputados «iban a secuestrar para pedir rescate a los tripulantes del buque, tal y como ya se hizo en el pasado reciente con el atunero "Alakrana", el "Playa de Bakio"y tantos y tantos barcos de otras banderas». Los detenidos aseguraron que se disponían a auxiliar a otro esquife de pescadores, pero en la embarcación llevaban un auténtico arsenal: siete fusiles AK-47, dos lanzagranadas, un punzón de acero y cuatro cuchillos de cocina, además de una escala y tres escaleras con las que supuestamente pretendían abordar el buque la madrugada del pasado 12 de enero. Tras detectar los militares que los presuntos piratas habían extendido escalas móviles para intentar abordar el buque, se produjo un intercambio de disparos en el que los asaltantes habrían efectuado «unos 50 disparos de fusil AK, de los que al menos una decena impactaron en la popa del «Patiño».

Además, en sus dos móviles hay constancia de que días antes recibieron una transferencia de 19.000 dólares, «se supone que para financiar el asalto», y en su agenda telefónica figuraba el nombre «de al menos otros doce sujetos vinculados con la piratería internacional en el océano Índico» (según un informe de Interpol). Llevaban, incluso, un GPS para «localizar embarcaciones como la afectada». El magistrado comunicará el procesamiento a los supuestos piratas el próximo jueves en la Audiencia Nacional.