López defiende escuchar a los arrepentidos

Basagoiti afirma que la mejor convivencia es acabar con ETA

Bilbao- El modelo de convivencia defendido por el lendakari Patxi López en la inauguración del Congreso sobre Memoria que se celebra esta semana en Bilbao no se granjeó la simpatía de su ex socio. El PP discrepó del len-dakari en su intención de escuchar la voz de los terroristas arrepentidos, como Carmen Guisasola, a quien cursó invitación el Gobierno vasco para asistir al cónclave que ha organizado con el propósito de asentar la paz y la convivencia y a la que no se escuchará por veto del Ejecutivo. El testimonio que sí resonó alto y claro fue el de tres víctimas del terrorismo que en la primera jornada del Congreso reclamaron memoria, para no olvidar el horror padecido; verdad, para construir el relato de lo ocurrido; y justicia, para que ningún crimen quede impune. Iñaki García, Joaquín Vidal y Carmen Hernández trasladaron a los terroristas el mensaje de que reconozcan el daño causado y que no hay «violencias equivalentes». A los políticos les solicitaron «ir pasito a pasito».
El Congreso es reflejo del decálogo por la paz del lendakari y así lo hizo patente. López defendió que «las instituciones fuertes, reforzadas por la victoria contra el terrorismo», deben promover la reinserción de los autores del horror y señaló que el pasado violento se supera si se los recupera para la democracia. Para construir una «nueva convivencia», defendió que es «importante» la aportación de terroristas apartados de ETA, como Guisasola. Una consideración que rechazó de plano, libre ya del pacto con el PSE, el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti. Presente en el inicio del Congreso, abogó por que la mejor convivencia es «la desaparición inmediata de ETA» y que todo su entorno asuma su «culpa». Miembros de ETA como Guisasola «no deben ser ejemplo de los jóvenes vascos», señaló Basagoiti, quien sugirió a López que organice una convención «de rejas para adentro» para que su caso sea seguido por otros presos.