Problemas de la educación por Francisco HURTADO

La Razón
La RazónLa Razón

En la actual crisis que viene, España puede caer en la tentación de aplicar recortes en determinados ámbitos, incluida la educación. Hay que recordar que el gasto en educación en España es de un 4,6% del PIB, mientras que en la OCDE y en la UE es 5,4%. Este desfase se puede aumentar si se disminuye o congela la inversión, como ya está ocurriendo, con el consiguiente perjuicio para la educación.
Desde CSI•F venimos defendiendo que la educación es fundamental para el desarrollo cultural, social y económico de un país y el mejor mecanismo para solucionar de forma estable el problema del paro. Por tanto la educación es una inversión y no un gasto.
Según la Consejería de Educación el incremento de profesorado para el curso 2011/12 es de 198 docentes, dato que podríamos considerar positivo si no tuviéramos cuestiones como que el incremento de alumnos es superior a 28.000, por lo que el crecimiento de profesorado es a todas luces insuficiente. Este hecho ha provocado un aumento de ratios que va en detrimento de la calidad de la enseñanza.
Además, la aplicación de la Ley de Educación de Andalucía según la propia Administración educativa debía conllevar el incremento de 15.000 docentes, y así lo firmamos en el año 2007 algunas organizaciones sindicales, entre ellas CSI•F. Cinco años después sólo se han incrementado las plantillas en 6.000.
Tenemos que lamentar que nuevamente la educación se convierta en el campo de batalla de los partidos políticos. Así mismo tenemos que denunciar la falta de rigor y las verdades a medias –que son la peor mentira– cuando se habla de temas educativos y del profesorado.
En primer lugar tenemos que dejar bien claro que la jornada laboral del profesorado es de 37,5 horas semanales, al igual que la mayoría de trabajadores españoles. Que a las horas de docencia directa hay que sumar tutorías, reuniones de coordinación, preparación y corrección de exámenes, claustros, consejos escolares, actividades complementarias, formación del profesorado, etc.
El último informe de la OCDE deja bien claro y patente que los docentes españoles imparten más horas lectivas que la media de los países de la OCDE y de la UE. En España, 880 horas en Primaria, 713 en Secundaria obligatoria y 693 en Secundaria. En la OCDE, es de 779, 701 y 693, mientras que en la UE el reparto es de 755, 659 y 628 horas respectivamente.
Por lo tanto, la polémica suscitada con las horas lectivas del profesorado es un debate interesado que perjudica notablemente a su imagen y produce efectos muy negativos en su labor diaria.
Por último, quiero trasladar a la opinión pública que analice el fondo de lo que está ocurriendo, que no es ni más ni menos que aprovechar el momento de crisis que vivimos para atacar el sistema de enseñanza público y deteriorar la imagen del profesorado.


Francisco Hurtado
Presidente autonómico del sector de enseñanza de CSI·F Andalucía