Valcárcel dice que las medidas son necesarias por la herencia recibida

El presidente considera que el ajuste de Rajoy busca el crecimiento

MURCIA-Las nuevas medidas anunciadas ayer por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no sorprendieron al jefe del Ejecutivo murciano, Ramón Luis Valcárcel, porque según subrayó, «España está como está, por quienes han dejado al país como está, y ahora se le da la oportunidad y se le exige tomar medidas a quienes son depositarios de la confianza de los españoles de forma mayoritaria». En este sentido, apuntó que confía en que los fuertes ajustes alcancen el objetivo final que persigue el Gobierno central, comunidades autónomas y ayuntamientos, que no es otro que el de «ganar la batalla al paro» y «poner orden en las cuentas». No obstante, reconoció que son unas medidas que «a nadie gustan», al tiempo que admitió que «parece ser que ahora no hay más remedio que adoptarlas».

El presidente de la Región, durante la visita que realizó a las instalaciones de la Federación Regional de Empresarios del Metal (Fremm), explicó que «es imposible» cuantificar cómo repercutirán estas medidas en la Comunidad de Murcia, de hecho hizo hincapié en que sería «imprudente hacer una valoración, no tenemos datos, hay que esperar y leer la letra pequeña».

Ante la magnitud de estos ajustes con los que se estima recortar alrededor de 65.000 millones de euros, las reacciones de partidos políticos, sindicatos y asociaciones no se hicieron esperar. La portavoz del Partido Popular en la Región de Murcia, Laura Muñoz, calificó de «difíciles y duras» las nuevas medidas, por lo que instó a «pensar a medio y largo plazo» de cara a la recuperación económica de España. Sobre la posibilidad de que los ajustes se extiendan a los funcionarios de la Comunidad. Muñoz aseguró que el Gobierno regional no está barajando nuevos recortes, aunque apoyará «todas las medidas que se pongan en marcha desde el Ejecutivo central y autonómico para sacar el país adelante y convertir a la Región en un lugar de posibilidades para todos».

Por su parte, el secretario general de los socialistas murcianos, Rafael González Tovar, expresó el «frontal rechazo» de su partido al aumento del IVA, al considerarlo «una medida nefasta para que va a crear más paro y que condena a nuestra Comunidad a un empobrecimiento generalizado de la población».

Desde IU-Verdes, su coordinador regional, José Antonio Pujante, consideró «totalmente inaceptables y que denotan el cinismo, la mentira y la hipocresía del PP», por lo que anunció la adhesión de los miembros de su formación a las protestas convocadas por los sindicatos, que comenzaron ayer mismo con una concentración a las puertas de la Delegación del Gobierno, donde anunciaron que la próxima manifestación se producirá el jueves 19 de julio.

Del mismo modo se pronunció el sindicato UGT, a través de un comunicado, en el que aseguró que «el presidente del Gobierno ha hecho real la crónica de una muerte económica orquestada y hoy anunciada en el pleno del Congreso», al tiempo que apostilló que este «tratamiento de choque» aplicado por el Gobierno «va a matar más que curar». En esta línea se manifestó también el secretario general de CC.OO. en Murcia, Daniel Bueno, quien afirmó que es «una agresión sin precedentes a las personas en paro, a los empleados públicos, a la economía y a la democracia». Una postura que apoyó las organizaciones sindicales de Sterm, ANPE y UPA.