Mata no descarta pactos pero no renunciará a la secretaría general

VALENCIA- El líder de la plataforma Esperanza Socialista, Manolo Mata, afirmó ayer que está abierto a todo tipo de pactos. Pero matizó, «pactos programáticos». De esta manera, explicó que es partidario de negociar para definir políticas que tengan por objetivo desvancar del poder a la derecha. Sin embargo, Mata no renunciará a presentarse como candidato a dirigir el PSPV.

En esta línea, argumentó que el proceso de elección de un nuevo líder político no debe convertirse en una «lucha de señores de la guerra con peones». Además, aseguró que nunca se ha «peleado» con ninguno de sus rivales.

Sin embargo, no mantiene la misma relación con todos ellos. El socialista aseguró que con quien más reuniones ha mantenido es con el actual secretario general del PSPV, Jorge Alarte, a quien además elogió. «Está entendiendo muy bien el proceso y lo respeta. No utiliza ‘malas artes' para ganar el Congreso».

Con el alcalde de Morella, Ximo Puig y la exministra de Sanidad, Leire Pajín, «relación cordial». Y con Franscec Romeu, difícil comprensión.

El socialista además aprovechó su encuentro con los medios para hacer campaña.
Consideró que su candidatura es la opción «más creíble». Recordó que su plataforma, en poco más de un mes y medio, ha conseguido tener más de 250 voluntarios, a pesar de no tener financiación. «Nos vamos a dejar la piel en el intento».

En cuanto a una posible alianza tutelada desde Madrid entre el actual líder y Romeu, dado que los dos apoyaron a Rubalcaba, Mata explicó que le parece imposible, ya que no se puede contolar hasta ese punto a la militancia.

«Se intentará que el Congreso se celebre con sintonía. Yo soy fiel a mi partido y, aunque Madrid no me apoye, lucharé».

 Por otra parte, Mata consideró que el principal problema de la formación es que se comporta como si tuviera poder, pero lo ha perdido.