En España todavía se muere por una diarrea

La diarrea es la segunda causa de muerte en el mundo. En España son 500 personas las que fallecen al año por esta patología, que afecta a un 14% de los niños menores de 5 años. Muchos de los pacientes mueren por deshidratación como ocurre por ejemplo en el cólera.

inodoro
inodoro

El próximo 29 de mayo se celebra el Día Mundial de la Salud Digestiva, promovido por la Organización Mundial de Gastroenterología, «esta celebración es una acción que pretende concienciar a la sociedad sobre problemas de salud digestiva que afectan al mundo y que son de gran importancia» explica el Presidente de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), Manuel Valenzuela. «Al mismo tiempo, nos interesa comunicar la importancia de fomentar hábitos adecuados desde la infancia con el objetivo de prevenir diferentes patologías», concluye.

El estilo de vida ajetreada, la falta de tiempo para seleccionar y preparar los alimentos y el consumo habitual de comidas preparadas repercuten de forma desfavorable en la calidad de vida de los niños y en su salud digestiva. Las tensiones derivadas del estrés por problemas externos o intrafamiliares son captadas por los pequeños y su aparato digestivo padece por ello.

«Muchas de las consultas de expertos están relacionadas con molestias o síntomas que no responden a un origen patológico sino funcional; la instauración de conductas adecuadas en la infancia tiene sin duda repercusión en edades posteriores de la vida», afirma Federico Argüelles, jefe de la sección de Gastroenterología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla. «Una dieta equilibrada y hábitos saludables -continua- contribuyen a mejorar la calidad de vida de los niños y a prevenir alteraciones digestivas».

A través de los talleres «Chiquidigestivo» se ha hecho hincapié en la importancia de una alimentación saludable, en el que se recomiendan una serie de hábitos preventivos adaptados a los más pequeños, como cuidar la alimentación saludable, en el que se recomiendan una serie de hábitos saludables adaptados a los más pequeños, como cuidar su dieta, tener una vida activa, hacer ejercicio físico, respetar los horarios de las comidas y beber como mínimo litro y medio de líquido al día son algunos de los consejos.