MENÚ
lunes 25 marzo 2019
00:50
Actualizado

España consume el doble de la madera que produce

Objetivo 2030: reducir las importaciones al 33%
 

  • España consume el doble de la madera que produce
    España consume el doble de la madera que produce

Tiempo de lectura 2 min.

30 de julio de 2011. 22:58h

Comentada
31/7/2011

España tiene un consumo de madera que duplica la producción nacional. Y no es porque los montes, hoy, en general, desaprovechados, no puedan responder a esta demanda, sino por la ausencia de un programa de gestión forestal que permita apostar por los recursos propios, como explican desde el Colegio de Ingenieros de Montes.
De hacerse, en 2050 nuestros bosques podrán aportar mediante cortas 50 millones de metros cúbicos de madera, con una tasa de extracción próxima al 66 por ciento de la posibilidad nacional. Y reducir así las importaciones madereras a 10 millones de metros cúbicos; es decir, menos del 20 por ciento del consumo. Para ello, en 2030 se debería haber logrado disminuir las importaciones al 33 por ciento, con una tasa de extracción superior al 50 por ciento.
Pero este objetivo, ¿es posible? Para el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, José Carlos del Álamo Jiménez, sí. En la actualidad, la superficie española que podría producir madera ronda los cinco millones de hectáreas, según se desprende del informe «Reflexiones sobre la Ingeniería Española y el Modelo de Crecimiento». Pero para 2050 podría situarse en siete millones de hectáreas, dos de ellas corresponderían a plantaciones y el resto, a masas naturales. Esta decisión supondría destinar a la producción de madera aproximadamente el 20 por ciento de la superficie forestal nacional. Así como otro 30 por ciento de terrenos forestales de gestión multifuncional.

Pagar por ir al monte
Aprovechar nuestros montes de forma sostenible se traduciría no sólo en un menor gasto, al reducir las importaciones, sino en impulsar una actividad económica, generar empleo y sufrir menos plagas y menos incendios. 
Del Álamo recuerda que no sólo «quien contamina paga», sino que «aquellos que presten servicios ambientales deberían cobrar por ello». Además, el decano vería bien que se cobrara por usar el monte, tal y como se hace en otros países. Sí, por ir a caminar y, a cambio, tenerlo limpio. Así se crearía empleo, entre otras ventajas. Algo, con lo que aquí se discrepa, por aquello de que quien más conoce el monte, más lo cuida, no a la inversa.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs