La jornada electoral más reñida de la Historia

Obama y Romney llegan al día D con un empate técnico. Ni los debates ni la «sorpresa de octubre» han destacado a ninguno de los dos candidatos. Los Estados indecisos y la participación son clave para decidir al vencedor. Ohio, que no falla un presidente desde 1964, tiene el resultado en su mano

La jornada electoral más reñida de la Historia más reñida de la Historia
La jornada electoral más reñida de la Historia más reñida de la Historia

La noche del martes 6 de noviembre puede ser muy larga. Con todo, aunque podría darse la circunstancia de que al llegar a las doce de la noche no estuviera claro el resultado final, existirían ya notables indicios de quién sería el ocupante de la Casa Blanca. Salvo que Dios disponga lo contrario, el día electoral se desarrollará de la siguiente manera:

7 de la tarde. Las urnas se cerrarán en seis Estados, pero lo cierto es que la atención estará fijada en Virginia. Siendo uno de los «swing states», el candidato que se apodere de sus 13 compromisarios podría estar contemplando un adelanto del resultado final. Históricamente, Virginia suele ser muy rápida a la hora de dar los resultados, pero este año hay una nueva norma relacionada con la identificación de los votantes. De hecho, los votos emitidos sin identificación pueden ser validados hasta el jueves. Esta circunstancia implica que si los resultados son muy ajustados no sabremos quién se ha llevado el Estado. Puestos a especular, resultará esencial el ver cómo se comportan los feudos demócratas del norte de Virginia.

7: 30 de la tarde. Se cierran las urnas en tres Estados que incluyen el importantísimo Carolina del Norte –que, con 15 compromisarios, previsiblemente otorgará la victoria a Romney– y, sobre todo, Ohio con 18. El recuento puede alargarse hasta el día siguiente, como pasó en 2004 cuando, finalmente, el demócrata Kerry reconoció la victoria de Bush a las 11 del mediodía. Ningún republicano ha llegado nunca a la Casa Blanca sin obtener Ohio, de manera que para Romney resulta esencial la victoria mientras que Obama podría llegar a la Casa Blanca incluso perdiéndolo.

8 de la noche. A esa hora, acabarán las votaciones en el distrito de Columbia y otros dieciséis Estados. Entre ellos, se encuentran New Hampshire con cuatro compromisarios y, sobre todo, Florida con 29. La espera en Florida puede ser prolongada, ya que precisamente las zonas de este Estado sureño más favorables a los demócratas suelen encontrarse entre las que más tardan en dar los resultados. Aproximadamente un 4.5% de los votos de Florida quedaron sin contarse en la noche de las elecciones en 2008 –por no hablar del escándalo de 2000– , de manera que si el resultado es ajustado, podría tardar en conocerse días. Con todo, existe una forma de especular sobre la victoria con ciertas perspectivas de éxito. El condado de Hillsborough –donde se encuentran Tampa, St. Petersburg y Clearwater– suele dar unos resultados semejantes a los del conjunto del Estado. También a esta hora podremos comenzar a saber qué ha sucedido en Pensilvania, un Estado en el que debería ganar Obama y que los republicanos no han conseguido en casi un cuarto de siglo, pero en el que han puesto muchas ilusiones durante esta campaña.

8: 30 de la noche. Las urnas cierran en Arkansas (6 compromisarios), pero será Romney el vencedor.

9 de la noche. Las urnas se cierran en otros catorce estados que incluyen los reñidos de Colorado (9 compromisarios) y Wisconsin (10). Este último Estado –donde los demócratas han ganado en seis elecciones consecutivas– será la prueba del nueve para determinar si Ryan, que es natural del mismo, ha sido una buena elección o un pésimo error. Será también interesante saber qué sucede en Minesota y Michigan, dos Estados que, teóricamente, debería ganar Obama, pero en los que los republicanos se han empleado a fondo.

10 de la noche. Se cierran las urnas en cuatro Estados incluyendo dos de los disputados: Iowa (6 compromisarios) y Nevada (otros 6). Sería de esperar una victoria de Obama en Iowa, pero Romney ha avanzado mucho terreno en la zona occidental del Estado. Por lo que se refiere a Nevada, su población hispana y los sindicatos presumiblemente lograrán que Obama se alce con el triunfo.

11 de la noche. Las urnas se cierran en cinco Estados del oeste, pero no parece que vaya a haber sorpresas. Romney, presumiblemente, conseguirá los cuatro compromisarios de Idaho, pero Obama se llevará 78 procedentes de California, Hawai, Oregón y Washington. Si los resultados no son muy igualados a esa hora conoceríamos la identidad del presidente. De hecho, sólo quedarán por cerrarse las urnas de Alaska –a la 1 de la madrugada–, pero, previsiblemente, sus cuatro compromisarios serán para Romney. La noche habrá sido, sin ningún género de dudas, muy intensa.