Justicia y Fiscalía rechazan las supuestas presiones de la embajada estadounidense

Fiscalía General del Estado, Fiscalía de la Audiencia Nacional y Ministerio de Justicia salieron ayer al unísono para negar de forma tajante las supuestas presiones producidas desde la Embajada de EE UU para frenar las causas abiertas por las posibles torturas en Guantánamo y la investigación sobre la muerte del cámara José Cousso

EE UU presionó a España para frenar la investigación sobre la muerte de Couso, según Wikileaks
EE UU presionó a España para frenar la investigación sobre la muerte de Couso, según Wikileaks

Documentos del Departamento de Estado de EE UU publicados por «El País» aludían a una maniobra en ese sentido. Las reacciones no se hicieron esperar. Así, la Fiscalía General del Estado, a través de un comunicado, destacó la «estrecha y fructífera cooperación» con su homóloga americana. Dentro de ese «espíritu de colaboración» se encuentra atender «ordinariamente las solicitudes de información en asuntos de su interés», pero, eso sí, «limitándose a trasladar la posición jurídica que el Ministerio Público mantiene en dichos procedimientos». En cambio, asegura que la Fiscalía interviene «con absoluta autonomía y sobre la base de criterios estrictamente jurídicos, sin admitir ninguna clase de injerencia externa».

Por su parte, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza –que, según los citados documentos, dijo a la embajada que intentaría evitar que Garzón se ocupara del «caso Guantánamo–, calificó de «absolutamente falso» que la Embajada de EE UU «marque la agenda» de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y calificó de «segada» la información que apunta que pudo actuar de «colaborador» para conseguir archivar causas abiertas en nuestro país contra militares y políticos estadounidenses, informa Ep. Los jueces de la Audiencia Nacional que investigan causas relacionadas con EE UU negaron también haber recibido presiones por parte de la embajada y calificaron de correcto el papel desempeñado por la Fiscalía del Tribunal en estas causas. Desde el Ministerio de Justicia, su titular, Francisco Caamaño, negó igualmente las presiones americanas y defendió que los fiscales «se pronuncian siempre con luz y taquígrafos» en sus escritos. Además, criticó que la información de Wikileaks está «descontextualizada» y basada en «valoraciones subjetivas».