La Policía Nacional pidió hasta 4 veces ayuda a los Mossos el 14–N

La delegada del Gobierno tilda de «irresponsable» la actitud de Puig. El PP pide que el conseller comparezca en el Parlament. Denuncian el golpe al menor de Tarragona

Los radicales quemaron dos coches de la Policía Nacional en la comisaría de la Vía Laietana
Los radicales quemaron dos coches de la Policía Nacional en la comisaría de la Vía Laietana

BARCELONA- Una nueva actuación excesiva de los Mossos d'Esquadra ha vuelto a poner en el ojo del huracán al conseller de Interior, Felip Puig. Los hechos ocurrieron durante la huelga general del miércoles. Por una parte, un agente de los Mossos d'Esquadra golpeó en la cabeza a un menor de trece años en Tarragona, que huía de un altercado. En la misma secuencia, otros dos policías autonómicos dieron porrazos a una chica que protestó por la citada acción. Además, otra joven fue operada ayer por una grave lesión ocular, supuestamente causada por los Mossos.
Otro problema que tiene Puig es un enfrentamiento con la Delegación del Gobierno. Durante la manifestación alternativa, los radicales quemaron dos coches de la Policía Nacional al lado de la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Barcelona. Los antidisturbios de los Mossos estaban situados a unos 50 metros, pero en el momento de estos hechos no había ningún agente en las puertas de la comisaría.
Antes de los altercados
La delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, aseguró ayer que se pidió hasta cuatro veces a los Mossos la protección de esta comisaría, en unas llamadas anteriores a los altercados. Llanos de Luna añadió que quedó grabado en su buzón de voz un mensaje de disculpa de Puig, en el que el consejero «lamentaba profundamente los hechos», al tiempo que le pedía disculpas por el «error» que se había cometido en el dispositivo. La delegada criticó la «deshonestidad» e «ineficacia» de Puig, y añadió que actúa como un «político irresponsable». Puig, por su parte, acusó a Llanos de Luna de «perjudicar las relaciones entre instituciones» y de actuar con «oportunismo» y de tener una «actitud partidista».
La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, pidió ayer abrir una investigación sobre los hechos y la comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlamento de Puig, ya que la cámara catalana está disuelta por las elecciones. Las otras fuerzas políticas pidieron lo mismo, y además PSC e ICV reclamaron la dimisión del consejero, que dijo que no piensa hacerlo.
El chico de Tarragona recibió cuatro puntos de sutura y se recupera de sus heridas. Sus padres denunciaron ayer los hechos en comisaría, pese a que Puig se disculpó personalmente con ellos. Por otra parte, una chica que sufrió una lesión ocular fue operada ayer. Según dijo, la herida fue causada por el impacto de pelota de goma de los Mossos.