Los rebeldes libios controlan varias plataformas petrolíferas y la producción cae ya un 75%

La producción de petróleo en Libia a raíz de la convulsa situación que atraviesa el país ha pasado de 1,6 millones de barriles diarios a un total de 400.000, lo que supone una caída del 75 por ciento, según informó hoy el consejero delegado de la petrolera italiana Eni, Paolo Scaroni.

Scaroni así lo aseguró en declaraciones a los periodistas al margen de una comparecencia este jueves en Roma ante la Comisión Parlamentaria Italiana para la Seguridad (COPASIR), en la que precisó: "Aquí el fenómeno real son 1,2 millones de barriles menos en el mercado".

Scaroni también informó de que Eni ha visto reducida a menos de la mitad su producción energética, de petróleo y gas en Libia, como consecuencia de la crisis que vive el país norteafricano por las revueltas populares contra el régimen del líder libio Muamar el Gadafi.

"En Libia en términos normales producimos 280.000 barriles equivalentes de petróleo (BEP), de estos muchos son de gas. En este momento, sin embargo, son cerca de 120.000", dijo Scaroni, en declaraciones que recogen los medios italianos.

El consejero delegado de la energética italiana se refirió además a la escalada del precio del crudo ante las revueltas populares que viven los países árabes, que deja el valor muy por encima de los 70 dólares por barril que Eni estimó en su último plan industrial.

"Si la situación política internacional se tranquilizara, el precio del petróleo caería por debajo de los 100 dólares por barril", comentó Scaroni, quien añadió que "nadie se esperaba que el petróleo pudiera subir a 120 dólares como lo ha hecho".

Según el responsable de Eni, quien asegura mirar al futuro "con tranquilidad", Italia importa "mucho petróleo"de Libia, pero este proveedor petrolífero "puede ser fácilmente reemplazado por otros suministradores".

El pasado martes, Eni anunció la suspensión temporal del suministro de gas a Italia a través del gasoducto Greenstream y de algunas de sus actividades de producción gasísticas y de petróleo en el país norteafricano.

Como han venido asegurando en los últimos días las autoridades italianas, el consejero delegado de Eni dijo este jueves que no se plantea para Italia ningún tipo de problema en el suministro de gas tras el cierre del gasoducto que la conecta a Libia, cuarto proveedor gasístico para el país europeo.

"Hemos aumentado el flujo desde el norte y desde Argelia a través de los gasoductos TAG y TTPC. Además estamos al final de la temporada invernal y en Europa gas existe en abundancia. Gracias a las inversiones efectuadas por Eni en infraestructuras no veo problemas ni a corto ni a largo plazo", comentó Scaroni.

El consejero delegado de Eni explicó además que en estos momentos en Libia quedan 34 de sus trabajadores italianos, quienes han decidido quedarse allí "por elección propia", y apuntó que los empleados libios "se han ido a sus casas", por lo que, según él, "es difícil imaginar cuándo se podrá volver a la normalidad".

Los rebeldes toman las plataformas
y desmienten que se haya resentido la producción
Las principales terminales petrolíferas al este de Trípoli han pasado a manos de los rebeldes, según han informado este jueves residentes en Benghazi que están en contacto con personas que habitan en esas zonas. Los residentes han explicado a Reuters que las terminales petrolíferas de Ras Lanuf y Marsa El Brega están siendo protegidas por los opositores a Gadafi.

Soliman Karim, un residente que ayuda en la administración de la ciudad de Benghazi, ha indicado sin embargo que las exportaciones, una fuente vital de beneficios para este país miembro de la OPEP, están continuando. Otro residente ha sugerido que la circulación de petróleo podría haber quedado afectada, extremo que no ha podido ser confirmado por las empresas que operan las terminales.

"Respecto a Ras Lanuf, un gran puerto de exportación de petróleo, y El Brega y los gasoductos que van desde el desierto a los puertos los revolucionarios han tomado el control", ha asegurado Karim, un abogado de 65 años que participa en los comités populares creados para gestionar Benghazi después de que la ciudad quedara fuera del control del régimen.

"Las exportaciones están yendo con normalidad, la misma cantidad que teníamos acordada antes", ha explicado el abogado, que ha asegurado que sus fuentes son personas situadas en el área controlada por los rebeldes.

Karim ha señalado que los "revolucionarios"están protegiendo las terminales petrolíferas porque son "áreas vitales". "No queremos que las saboteen y no queremos que dejen de exportar petróleo", ha dicho.

Por último, ha advertido de que Gadafi podría intentar detener la industria petrolífera. "Ayer el régimen intentó volar los oleodutos y gasoductos pero uno de los "pilotos libres"se lanzó y dejó el avión que se estrellara en el desierto", ha explicado.

La zona oriental del país, en manos de los "consejos populares"
La zona oriental de Libia está hoy en calma y bajo el control de los llamados "consejos populares"que se hicieron con el poder de manera gradual desde el pasado 17 de febrero, según constató EFE e informaron fuentes de estos consejos en Tobruk.

Desde la frontera entre Libia y Egipto -donde no existe control libio, excepto dos milicianos que saludan a los pocas personas que cruzan- hasta Tobruk, a 120 kilómetros, las banderas de la independencia ondean en los edificios oficiales y las comisarias están vigiladas por civiles, algunos de ellos armados.

En Ras Yada, al igual que en el puñado de pequeñas poblaciones que siembran la carretera entre la frontera y Tobruk, un miliciano armado en el medio de la carretera es la única fuerza de seguridad visible. El miliciano está situado junto a la comisaría donde un grupo de jóvenes conversa mientras vigilan con laxitud que vehículos pasan.

Según constató EFE en Tobruk, la principal ciudad del extremo este del país, la comisaría central y la sede de la policía secreta fueron incendiadas durante los primeros días de las revueltas que piden la caída del régimen de Muamar el Gadafi, que lleva 41 años en el poder.

En sus paredes destacan las pintadas en las que califican a Gadafi de "carnicero". "Libia es libre, Gadafi fuera", "Que caiga Gadafi", "Ya es suficiente", se puede leer en algunas de ellas.

Muhamad Saleh miembro del comité popular asegura, al igual que otros miembros del mismo, que todo el este ha sido liberado y agrega que los representantes de los consejos de las principales ciudades del norte se reunirán hoy para estudiar la situación en el oeste del país, donde Gadafi continúa en parte ejerciendo el poder.

Algunas ciudades del oeste se encuentran ya también en poder de los rebeldes, según varias fuentes citadas por las cadenas árabes. El pasado 16 de febrero, al calor de las revueltas populares de Túnez y Egipto, estallaron manifestaciones en toda Libia para exigir el fin de Gadafi y de su régimen.