Por una sociedad con valores

Mariano Rajoy se sintió «muy emocionado y honrado» tras el breve encuentro de quince minutos que mantuvo ayer con Benedicto XVI en la sacristía de la Catedral de la Almudena, después de la misa que el Pontífice celebró para 5.000 seminaristas.

Rajoy y su mujer en la sacristía de la Almudena durante su encuentro con el Papa
Rajoy y su mujer en la sacristía de la Almudena durante su encuentro con el Papa

Acompañado por su mujer, Elvira Fernández, el líder del PP trasladó al Papa su gratitud por haber elegido Madrid para celebrar la Jornada Mundial de la Juventud y ambos coincidieron en su preocupación por la crisis y los jóvenes.

El Papa se refirió a la «difícil situación» por la que pasa mucha gente debido a la crisis económica, a lo que Rajoy le respondió que trabaja «para que haya una sociedad con valores, con fundamentos, con justicia», así como para que pueda tener «horizontes y certidumbres».

Rajoy encontró al Pontífice «muy bien y con ganas», al tiempo que calificó de «descomunal, para nota y dura» la agenda mantenida en estos cuatro días. «El Santo Padre me ha hablado de cosas de las que habla mucha gente en España, de una sociedad con principios y valores que distinga lo justo y lo injusto». Como es natural, también habló de los jóvenes, «que quizá es el problema más importante que tiene España en estos momentos», destacó a 13TV.
Sin duda, Benedicto XVI habrá «notado el cariño de mucha gente, la presencia masiva de jóvenes y de otras personas y eso también le reconfortará», dijo tras el término del encuentro.

En estos días en los que se celebra la Jornada Mundial de la Juventud Rajoy paseó por las calles de Madrid y visitó el Retiro y destacó las caras de alegría de los millones de jóvenes de quien dijo que «verles por la calle sube la moral». Además, aseguró que también habló con mucha gente que le ha hecho sentirse «muy contento» e incluso con jóvenes que le han parado para hablarle de política y le han dado ánimos. «Todas las personas tienen que intentar ser mejores y si son mejores, la sociedad también lo será».


El Vaticano no responde al Gobierno
«Toman nota». Así resumió ayer Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, las peticiones realizadas por el Gobierno español: la transformación del Valle de los Caídos y la implicación de la Iglesia vasca en el final de la violencia de ETA. «El Vaticano no ha mostrado ninguna posición explícita: se escuchó con respeto, pero sin ofrecer respuesta. Son temas en los que hay que profundizar, pero no en un almuerzo de cortesía», afirmó Lombardi, en referencia al encuentro en Moncloa con los ministros Ramón Jáuregui y Trinidad Jiménez.