Montilla y Hereu dan muestras de poca sintonía en una visita por el Raval

En el acto del Liceo, donde prometió que no reeditará el tripartito, José Montilla también dijo que aunque parece una persona «fría», está lleno de sentimientos.

Hereu, Montilla y el conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, visitaron las obras de la Filmoteca, cuya apertura se prevé en 2011
Hereu, Montilla y el conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, visitaron las obras de la Filmoteca, cuya apertura se prevé en 2011

Barcelona- No es una mala excusa para justificar por qué ayer, en un paseo por el Raval, se mostró distante con el alcalde de Barcelona. Jordi Hereu, que cuando sale a la calle le gusta tratar con los ciudadanos, no intercambió palabra alguna con ningún vecino, durante el trayecto desde la Filmoteca de Cataluña al centro de Servicios Sociales del barrio. Se mostró comedido, en uno de sus primeros encuentros en público con el primer secretario del PSC después del debate sobre su continuidad al frente de la candidatura a la alcaldía de Barcelona.
Sólo se mostró más animado cuando se puso ante el micro para explicar su último proyecto para levantar su carrera: La Agencia de Ciutat Vella. Hereu quiere pasar página y enterrar los dolores de cabeza que le ha dado este distrito. La agencia, en la que participará la Generalitat para afrontar fenómenos como el turismo masivo y la inmigración, es la cara más visible de un plan para atender Ciutat Vella. Montilla le apoya. Admite que Cataluña se juega su futuro en Ciutat Vella.