Cospedal denuncia el «ataque político» que sufre Camps

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha asegurado este lunes que el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, es el "más claro exponente"de un "ataque político en toda regla"en el llamado 'caso de los trajes' presuntamente regalados por la trama Gürtel y ha denunciado la "doble vara"de medir de la Fiscalía porque en este caso pide una multa de 41.250 euros mientras que opta por la "pasividad y la inactividad"en otros como el de las supuestas irregularidades en los ERES en Andalucía.

Cospedal, hoy en la sede del PP en Madrid
Cospedal, hoy en la sede del PP en Madrid

En una rueda de prensa en la sede del PP, tras la reunión del Comité de Dirección, Cospedal ha calificado de "sorprendente"que la Fiscalía Anticorrupción "pida lo que pida en relación con el asunto de los famosos trajes de Valencia". Tras afirmar que tanto ella como el propio Mariano Rajoy han hablado estos días con Camps, ha recalcado que el presidente de la Generalitat es "el mejor candidato"del PP para las próximas elecciones.

Al ser preguntada si la dirección nacional aceptaría un paso atrás de Camps como candidato para centrarse en su defensa, la 'número dos' del PP ha subrayado que no puede saber "lo que está en la mente del señor Camps", al tiempo que ha insistido en que es el cabeza de cartel para los comicios.

Interrogada después cuándo será proclamado Camps (Cospedal lo será este fin de semana en Albacete), ha dicho que la fecha "todavía no está señalada"y que en este asunto no hay "una pauta fijada". Eso sí, ha recordado que los días 4 y 5 de marzo hay un acto en Palma de Mallorca con los candidatos autonómicos.

La dirigente popular ha expresado su sorpresa porque la Fiscalía "pida lo que pide"por los "famosos trajes de Valencia"y, en cambio, en el caso del uso de fondos destinados a los desempleados con los que, ha dicho, supuestamente la Junta de Andalucía ha pagado pensiones a "amigos"del PSOE o del gobierno andaluz, la Fiscalía se haya limitado a "adherirse"a la petición de recusación de la juez que lleva el caso.

Sobre este asunto y en respuesta al ministro de Fomento, José Blanco, quien ha afirmado que no se puede hacer de esta cuestión una causa general al tratarse de 36 casos, De Cospedal se ha sorprendido de que al ministro le parezcan "pocos", puesto que a ella, ha subrayado, sólo uno ya le parecería "demasiado". También cree que es igualmente reprobable que el PSOE de Melilla esté supuestamente utilizando los fondos para parados para comprar votos.

Cuestiones todas ellas, por las que el PP, ha señalado, preguntará este miércoles en la sesión de control del Congreso, en la que, nuevamente, requerirá al vicepresidente primero del Gobierno y responsable de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por el chivatazo a ETA.

Rubalcaba no recuerda nada
Rubalcaba, en sus respuestas, ha explicado De Cospedal, ha negado conocer el chivatazo y tampoco recuerda, ha señalado la dirigente del PP, haber hablado con el presidente del Ejecutivo sobre este tema.

Si esto es así, ha dicho, o los mandos políticos de Interior "hacían cosas"que el señor Rubalcaba desconocía o el ministro no se lo contó a José Luis Rodríguez Zapatero o bien los dos "mienten". Cualquiera de estas tres posibilidades "es mala"y en un país democrático, de confirmarse -ha continuado- daría lugar a que Rubalcaba dimitiera.

Por otro lado, ha criticado que el Gobierno esté utilizando el fondo destinado a pagar las pensiones de los cotizantes a la Seguridad Social para otros fines distintos, con lo que el Ejecutivo -ha apuntado- está incurriendo en dos hechos "muy graves": primero, está incumpliendo la ley y, segundo, "se ponen en peligro"las pensiones y supone "un paso atrás"en todo el sistema de la Seguridad Social al volver a etapas anteriores al Pacto de Toledo.