237 razones por Marina CASTAÑO

237 razones, por Marina CASTAÑO
237 razones, por Marina CASTAÑO

El aguardentoso Sabina tenía una canción, «nos sobran los motivos», que era, es, todo un poema de desamor, como todas las suyas. Pero no es el tema que hoy nos ocupa. Los motivos que vamos a comentar son los que nos llevan a tener sexo, estudiados por un equipo de psicólogos de la universidad de Texas, y son desde insospechados e inesperados hasta lógicos e, incluso, ingenuos. Tenemos la certeza de que muchas mujeres (y hombres) pretextan tener dolor de cabeza. Bien, pues en esta prospección muchos dijeron que tenían sexo para «librarse de la jaqueca», de hecho esta es la razón número 173 de la lista. Otros argumentaron «para hacer sentirse bien a su pareja», «para quemar calorías», «para no tener frío», «para fastidiar a un enemigo», «para cambiar de tema» (¿), «para dormir bien». Pero es necesario resaltar que las razones más repetidas fueron «porque quise expresar mi amor a la otra persona», «porque me sentí excitado» o «por diversión». Y no podemos obviar las más decepcionantes, mayoritariamente masculinas, como era de esperar: «porque ella era famosa», «para elevar mi nivel social» o «para conseguir favores, ascensos o aumentos de sueldo» (eso se llama prostitución, digo yo). Este resultado contradice el estereotipo sobre las mujeres y su supuesta tendencia a valerse del sexo para trepar, y, ya vemos que los hallazgos de estos investigadores revelan que los hombres hacen más que las mujeres este tipo de cosas. «Porque ella era famosa» es una razón que nos recuerda al sucedido de Dominguín con Ava Gardner, que salió corriendo de la cama a contarlo a todo el mundo. ¡Ah, la absurda vanidad machista! Seguiremos comentando.