Futuro incierto por Javier González Ferrari

La Razón
La RazónLa Razón

No hubo carambola a pesar de que el Atleti, que venía machacado de ganar el pasado miércoles su segundo título europeo en dos años, ganó ayer, dejando al Villarreal en Segunda División.
El Málaga no falló, y es ahora cuando a la directiva colchonera se le debe plantear la gran duda. O se hace un gran esfuerzo para mantener un gran equipo como el actual, o se hace caja y volvemos a empezar por enésima vez. Un equipo sin Falcao y sin Diego va a tener muy difícil conseguir lo que se lleva persiguiendo desde hace tantos años, como es estar en la Copa de Europa de los grandes.
Miguel Ángel Gil, que es el dueño de la caja, ya ha avisado de que el club no puede permitirse sueldos como el de Diego o tener que pagar el precio de Falcao a quien lo haya puesto. Cambiando cada temporada a las figuras no se puede ser un equipo grande, aunque también hay que entender que los ingresos previstos van a ser muy inferiores al haber perdido la oportunidad de quedar entre los cuatro primeros en la Liga que terminó ayer.
Algo que se podría haber logrado sin una primera vuelta tan desastrosa y dejando escapar puntos absurdos. En cualquier caso, éste ha sido el milagro de Simeone, al quien entregaron un equipo cuesta abajo y, al final, ha conseguido lo que hace apenas unos meses parecía imposible.