Eurocopa

Alemania-Inglaterra: El Mundial de verdad

Alemania e Inglaterra protagonizan hoy el primer gran duelo del torneo. Su rivalidad es histórica desde la polémica final de Wembley en 1966

Capello, al fondo, pensativo durante un entrenamiento
Capello, al fondo, pensativo durante un entrenamiento

Si hoy se disputa un Inglaterra-Alemania quiere decir que el Mundial ya está a toda máquina. Son «sólo» los octavos de final, pero el despiste de los ingleses en la fase de grupos los enfrenta directamente con uno de sus rivales históricos, con el que tienen muchas cuentas pendientes. Será un clásico un poco antes de lo esperado. De los duelos entre ambas selecciones han quedado momentos para el recuerdo, nombres como Franz Beckenbauer o Bobby Charlton, y frases que se recordarán siempre. «El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania», dijo el delantero británico Gary Lineker. Aunque habían jugado antes otras veces, la final del Mundial de 1966 marca el principio de la rivalidad. Inglaterra se impuso en la prórroga gracias a un gol fantasma y a otro cuando los aficionados ya habían invadido el estadio de Wembley. Ha sido el encuentro más importante que han disputado, aunque después Alemania ha podido vengarse dejando a su enemigo fuera de los campeonatos de 1970, con un tanto de Müller en la prórroga, y 1990, en la tanda de penaltis, como sucedió también en la Eurocopa de 1996 y como podría suceder hoy. Pese a ello los alemanes no ensayaron ayer los lanzamientos desde los once metros. «Sería absurdo, porque no se puede imitar la presión que se viviría en el partido», aseguró Andreas Koepke, el entrenador de porteros de Alemania, y precisamente el hombre que eliminó a Inglaterra con sus paradas en la Eurocopa de 1996. «Neuer tiene toda la información», dijo sobre el actual guardameta.La realidad es que Alemania pretende acabar con el partido antes de la «lotería». Ha aprovechado el campeonato para dar la vuelta a la situación. Si antes de Suráfrica, Inglaterra era una de las favoritas y Alemania una incógnita, ahora los chicos de Löw son el equipo europeo que ha dado mejor imagen, y los de Capello, un grupo por descubrir. «Creo que no tenemos ninguna razón para temerlos. Es verdad que jugaron relativamente bien en el último partido del grupo, pero por el conjunto del torneo no hay motivos para ello», dijo Lucas Podolski. Joe Cole lo ve de otra manera: «Ha habido un cambio en el estado de ánimo desde que nos hemos clasificado. Nos quitamos mucha presión y ahora sólo vemos las cosas de manera positiva». Algo parecido a lo que dice España.Alemania se ha transformado en el Mundial y se ha convertido en una selección bella. «Pero no somos sólo un equipo agradable...», defiende Löw. Es verdad, pero esta vez el talento va por delante de la fuerza y Özil es la prueba. El mediapunta del Werder Bremen va a ser uno de esos jugadores que se revaloriza tras el campeonato. Tiene visión de juego, habilidad y marcó el gol ante Ghana, que metió a los suyos en octavos. Con 25 años y 4 meses de media, es de los grupos más jóvenes del Mundial. «Es el duelo de la exuberancia de la juventud contra la experiencia», admite el seleccionador germano. La media de años inglesa es de 29 y dos meses. La denominada «generación de oro» está ante una de sus últimas oportunidades. «No me gusta ese nombre. Recuerdo que al equipo portugués de hace unos años se los llamaba así y nunca ganó nada», afirma Joe Cole. Inglaterra tiene la experiencia y espera a Rooney, que no ha terminado de despegar, que se lesionó ante Eslovenia y que está recuperado. «Marcó muchos goles en el entrenamiento», reconoció Capello. Sólo falta que lo repita en los partidos. De momento, no lo ha logrado ninguna vez.