La Sub también

La Razón
La RazónLa Razón

A la Selección le costó 40 minutos marcar el primer gol y fue en jugada espectacular entre Mata, Dídac y el remate de cabeza de Ander Herrera. Costaba rematar el partido y Suiza había dado dos motivos de preocupación ante De Gea. Faltaban diez minutos para el final y Thiago, magnífico en el centro de campo como director de orquesta, sacó una falta con la pillería del más listo de la clase y la calidad del mejor jugador del equipo. La Selección se pasó cuarenta minutos sufriendo la presión del rival. Los suizos, bien replegados, no consintieron que hubiera algún momento feliz para los españoles. El primer gol tuvo que llegar en la jugada más bonita del partido.
Los helvéticos trataron de evitar que Thiago entrara en juego y en cuanto recibía el balón tenía dos adversarios encima. Cada pelota había que disputarla con la fe de quienes se creen obligados moralmente a no dar una ventaja al contrario. Javi Martínez se batía en el medio, y su compañero de equipo, Muniain, retrocedía para cortar los avances suizos y auxiliar a Dídac. Todo el equipo jugó con gran sacrificio. La condición solidaria fue fundamental para el triunfo.