Jorge Javier Vázquez cambia de elenco por Jesús Mariñas

Se impone operación recambio en «¡Sálvame!», o tal parece. Se lo planteé a Jorge Javier Vázquez tras recibir el premio que habitualmente otorgan los fotógrafos de prensa que no suelen estar «emocionados y agradecidos», como en el caso del relevante presentador badalonés, a quien recuerdo cubriendo su primer verano marbellí conduciendo una Vespa para la que no tenía permiso.

Jorge Javier, siempre flanqueado por Mila Ximénez y Lidia Lozano
Jorge Javier, siempre flanqueado por Mila Ximénez y Lidia Lozano

Fue una heroicidad como enviado especial del «Pronto» que fundamos Mariano Nadal, «Toti», Maruja Torres y este menda. Qué tiempos aquellos y lo que ha dado de sí la que más vende en el mercado. Empezó costando cinco pesetas y Maruja y yo poco más recibíamos. Entonces ella estaba ennoviada con Joaquín Llena, al que dejó por José Luis Garci. Historias de mi historia, que también las tengo protegidas y aseguradas.

Tras la Dúrcal y Jurado, siguiendo los pasos de su aún admirada Paloma San Basilio, con Lina Morgan amadrinando y entregando el galardón al lado de Mabel Lozano, ya volcada en los documentales, Jorge Javier fingió sorpresa quizá al estar flanqueado por Lidia Lozano y Mila Ximénez. Nada dijeron de cómo Jesulín de Ubrique ha desmontado las reivindicaciones interminables de la cada día menos creíble Belén Esteban. Recuerdo cuando mi comadre Cristina Blanco quería emparejarla con el aún niño Miguel Ángel Muñoz. O cuando Belén presumía de que era suyo el Chrysler que me prestaban para la época estival y yo se lo cedía. O cuando tras gastar 400.000 pesetas en un Thierry Mugler, le prohibieron la entrada en una fiesta de los Vidiella en el torreón de Puerto Banús. Ya no digamos el viaje hasta Gibraltar. donde, pese a su diabetes, se atiborró de magdalenas. Historias para no dormir, como el montaje con Óscar Lozano, volcado en exclusivas muy bien pagadas, muñidas por Cristina y Maika Vergara. Me aseguran que «¡Sálvame!» cambia de colaboradores de segunda y contratan a Josemi Rodríguez Sieiro –anuncio que casi echó por tierra a Mila, que no olvida ciertos infundios sobre un viaje a Estambul– Cuca García de Vinuesa –siempre ora pro nobis, y que le dure– y Carlos Pérez Gimeno.

Impasibilidad en Jorge Javier, aparentemente enfrascado en saber cómo Lina Morgan pasa los días. Más que disfrutar del gráfico reconocimiento, parecía ávido por recargar baterías cara a posibles investigaciones. Hizo una prospección exhaustiva. Como debe ser. ¡Sálvame!