El nuevo «look» del Despacho Oval

El discurso que hoy dará Barack Obama desde el Despacho Oval no sólo revelará las claves de la retirada de Irak, sino también la nueva decoración de su oficina, que cuenta con nuevos colores y referencias a uno de sus ídolos, Martin Luther King Jr.

Las vacaciones de la familia presidencial la pasada semana dejaron el Despacho Oval libre para su primera remodelación desde la llegada de Obama al poder, según informó hoy la Casa Blanca.

Un tono más neutro en las paredes, sofás distintos y una nueva alfombra oval con citas célebres impresas en los bordes son los principales cambios en la decoración, financiada con fondos del comité que organizó la ceremonia de investidura de Obama.

Para adornar la alfombra, fabricada por una empresa de Michigan en tonos crema, el propio presidente eligió cinco frases que "significaban algo para él", según la mansión presidencial.

Cuatro de ellas recuerdan la sabiduría de otros presidentes -Abraham Lincoln, Franklin D. Roosevelt, Theodore Roosevelt y John F. Kennedy-, pero Obama ha querido incluir también a una de sus figuras más admiradas, la del líder del movimiento de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

Situada entre las de Roosevelt y Lincoln, la cita del reverendo King, cuyo famoso discurso "I have a dream"("Tengo un sueño") cumplió 47 años el sábado, reza "el arco del universo moral es largo, pero se inclina hacia la justicia".

La nueva alfombra reemplaza la que diseñó la mujer de George W. Bush, Laura, y cuyos tonos amarillos daban al ex presidente una sensación de optimismo, según declaró en varias ocasiones.

Los sofás amarillos de su predecesor también han dejado paso a otros diseñados a medida para Obama, en un algodón aterciopelado de un marrón muy claro, situados a ambos lados de una nueva mesita de nogal adornada con un centro de frutas.

Pero la remodelación de Obama, que llega con algo de retraso respecto a las emprendidas por otros mandatarios, ha respetado gran parte del mobiliario tradicional del Despacho, como el retrato de George Washington situado encima de la chimenea.

Tampoco ha descartado el escritorio "Resolute", un regalo de la reina Victoria de Inglaterra a Rutherford B. Hayes que Kennedy instaló en el Despacho Oval como mesa presidencial.

Desde entonces, el "Resolute"ha sido la pieza más importante del espacio de trabajo de Bill Clinton, Jimmy Carter, Ronald Reagan y George W. Bush.

El Despacho Oval, que el pasado octubre cumplió cien años, tomó su original forma de William Howard Taft (1909-1913), mandatario que decidió colocar la oficina presidencial en el Ala Oeste e imaginó la elipse a partir de un extremo redondo de los cimientos.

Todos los presidentes, con la excepción de Dwight Eisenhower y Jimmy Carter, han encargado sus propios muebles para la sala, si bien Obama no había expresado interés hasta ahora por hacerlo, y tras su investidura aseguró que no veía la necesidad de redecorar.

La Casa Blanca no ha detallado el coste de la remodelación, aunque ha indicado que la factura es "similar"a la de los despachos personales de los ex presidentes Clinton y Bush hijo.

La mayoría de los estadounidenses podrán contemplar el nuevo papel rayado de las paredes cuando Obama pronuncie hoy el segundo discurso de su mandato desde el Despacho Oval.

El primero tuvo lugar el pasado 15 de junio, cuando el mandatario se dirigió a la nación para hablar sobre el catástrofe provocado por el vertido del pozo averiado de BP en el Golfo de México.