Música

Lady Gaga al desnudo

Tan admirada como denostada, la controvertida artista arranca el martes en Barcelona su mini gira por España, que la llevará también a Madrid

Lady Gaga con su vestido de filetes
Lady Gaga con su vestido de filetes

Las cifras son abrumadoras: 24 millones de amigos en Facebook, récord absoluto de visitas en Youtube, las descargas de sus canciones se multiplican a diario, triunfadora en los premios MTV... El puesto de Lady Gaga como primera gran estrella del pop del siglo XXI es indiscutible, aunque también existen opiniones enfrentadas. Y muchas. Imposible mantenerse al margen cuando se la nombra. He aquí cinco razones para subirla a los altares y otras tantas para hacerla caer en los más oscuros infiernos.

RAZONES PARA AMARLA...
1.- POR SU ORIGINALIDAD: desde la confesión de que es hermafrodita hasta el traje de carne cruda que ya se ha convertido en icono (nada original, por cierto, pues la artista Jana Sterbak ya presentó obras similares en museos hace unas cuantas décadas). Su estética actualiza el cabaret para acabar convertida en paradigma de la posmodernidad. Ella misma ha dicho que en su adolescencia se sentía como «un bicho raro». Los lectores de la revista británica «NME» la eligieron a la vez como la mejor y peor vestida.

2.- POR SU COMPROMISO: acaba de protagonizar –junto a otros artistas como Justin Timberlake y Alicia Keys– una muerte virtual coincidiendo con el Día Mundial del sida. Solamente revivirá en las redes sociales cuando los usuarios de las mismas recauden una cifra tan abultada como redonda: un total de un millón de dólares que irán a parar a la organización Keep a Child Alive.
 
3.- PORQUE ES UN ICONO POP: el suyo es el primer gran nombre de la cultura popular en estos primeros años del siglo XXI. Su devoción por Andy Warhol es pública, notoria y confesa. Con él también comparte igual obsesión por la popularidad (¿recuerdan aquello de los cinco minutos de gloria?). «Time» la designó como una de las artistas más influyentes. «Me parece maravilloso que exista», ha declarado de ella Alaska.

4.- POR SU CONCEPTO DEL ESPECTÁCULO: los conciertos de Stefani Joanne Angelina Germanotta, que así es como se llama en realidad, escapan de lo convencional. Son más bien representaciones de un musical electro-pop donde ella misma es principio y fin de todo. «Mi equipo piensa que estoy completamente psicótica, pero no me importa», declaró al explicar los detalles de la gira Monster Ball Tour.

5.- POR SU NACIONES: pocas artistas de los últimos años pueden presumir de tener éxitos tan contundentes y continuados como «Poker face», «Paparazzi», «Alejandro», «Just dance», «Bad romance» o «Telephone», en este caso con Beyoncé. Las remezclas a cargo de artistas de la talla de Pet Shop Boys, Alphabeat o Passion Pit también han hecho aumentar bastantes enteros su credibilidad.


...Y PARA ODIARLA
1.- POR «COPIONA»: la originalidad de la autora de «The Fame» ha sido puesta en duda por quienes no ven en ella más que una imitadora de Madonna, Kylie Minogue, Roisin Murphy, Prince y hasta de Marilyn Manson. Incluso fue denunciada por plagiar a una cantante que se suicidó a los 19 años, de quien su madre dice que Lady Gaga tomó su estilo.

2.- POR SU SOBREEXPOSICIÓN: un perfume, una línea de ropa, politonos, provocaciones, leyendas urbanas… Lady Gaga hasta en la sopa. En todos los sitios está. Lo último es que la carátula de uno de sus discos fue utilizada como tapadera para ocultar algunos de los comprometidos documentos reservados de Estados Unidos filtrados por Wikileaks, así, como lo leen.

3.- POR SU EGOCENTRISMO: al hablar de su próximo disco, «Born this way», cuya salida está prevista para 2011, no se cortó un pelo al decir a bombo y platillo que «cambiará el mundo». Y aún fue más allá: «Mis fans se dirigen a mí, unas veces, como a un ser humano y otras como si fuera algo sobrenatural, como lo que de verdad soy».

4.- POR BLASFEMA: el vídeo de «Alejandro», donde aparece vestida de monja, desató la polémica, como en su momento ocurriera con Sinead O'Connor y Madonna, en actuaciones que también provocaron serias controversias. Otra artista norteamericana, Katy Perry, no dudó en criticarla y arrojar una considerable porción de leña al fuego: «Blasfemar como forma de entretenimiento es tan barato como que un cómico haga un chiste malo».

5.- POR ENGROSAR SU LISTA DE ENEMIGOS: numerosos grupos en Facebook reúnen a miles y miles de seguidores bajo el epígrafe «Yo odio a Lady Gaga». A ello hay que añadir algunas acciones discutibles, como la fotografía en la que la cantante apareció tocando el piano de John Lennon, algo que no cayó nada bien entre los «beatlemaniacos».


Sienta cátedra como la Esteban
De igual modo que Belén Esteban protagonizó en España una tesis doctoral, la autora de «The Fame» también entra en la universidad, en este caso en la de Carolina del Sur. «Lady Gaga y la sociología de la fama» es una de las asignaturas a las que podrán optar los alumnos el próximo semestre. Las clases serán impartidas por Mathieu Deflem, hasta ahora profesor de Política Internacional y experto en terrorismo, además de seguidor incondicional de la artista. «El caso de la fama de Lady Gaga es sociológicamente pertinente como objeto de estudio en lo que tiene que ver con la cultura popular y las condiciones actuales de la celebridad. Es un fenómeno que repercutirá en los intereses de los estudiantes», señaló.



- DÓNDE: Barcelona (7 de diciembre) y Madrid (día 13).
- CUÁNTO: de 50 a 85 euros. Entradas agotadas