Mil niños se quedan sin ir al colegio al estar el conserje de baja

Más de 1.000 alumnos no han podido ir a clase a un colegio de Melilla, que ha decidido no abrir sus puertas por la falta del conserje debido a que está de baja y su lugar no ha sido ocupado por la Dirección Provincial del Ministerio de Educación.

Según han denunciado los padres de alumnos del Colegio de Infantil y Primaria 'Juan Caro', este martes recibieron una nota en la que el centro comunicaba que a partir de este miércoles no llevarán a sus hijos a clase porque el centro escolar no abrirá sus puertas.

En la comunicación se puede leer que "por medio de la presente les informamos que a partir de este día 23 febrero, debido a la falta de conserje, lo que conlleva el no poder abrir las puertas al servicio de limpieza, el centro permanecerá cerrado hasta que esté cubierto dicho puesto".

Los progenitores se han quejado de que todo un centro escolar paralice su actividad por una razón de este tipo, que, según señalan, "no podemos entender porque parece increíble que si no hay un conserje, nadie sea capaz de abrir las puertas del colegio". La Dirección Provincial del Ministerio de Educación ha mantenido una reunión para tratar el problema, aunque no ha dado conocer públicamente su versión de los hechos.

Los padres aseguran que estos más de mil estudiantes tampoco tendrán clase mañana jueves y que no saben aún la fecha de cuando podrán volver al colegio, donde casi el cien por cien del alumnado es de origen musulmán, "porque nadie nos da información", han dicho a las puertas de un centro escolar con la verja cerrada a cal y canto.