Un Lord Byron decepcionante

Teatro del Liceo«Lord Byron», de Agustí Charles. Gerson Sales, Malte Godglück, Andres Wagner, Muriel Schwarz, Margaret Rose Koenn, Lasse Penttinen. Director musical: Martin Lukas Meister. Director de escena: Alfonso Romero Mora. Liceo, 27-VI-2011.

La Razón
La RazónLa Razón

El estreno en España de una ópera contemporánea de un autor catalán es un acontecimiento y más si es en la sala principal del Liceo, por lo que hay que felicitar al Teatro por sumarse a esta coproducción. Pero no es oro todo lo que reluce y a pesar del tiempo y el presupuesto invertido en esta segunda y más extensa ópera –casi dos horas y media– de Agustí Charles, el resultado no ha sido satisfactorio. La trama parece adecuada y el libreto tiene un nivel aceptable, aunque los diálogos de Marc Rosich intenten explicar demasiado los hechos y los detalles en vez de verlos fluir en escena. El núcleo de la trama se demora en exceso y pasa desapercibido ya en el segundo acto, en el que se pretende abarcar tantos detalles que acaban abrumando al espectador sobre todo por un sustento musical muy envolvente e incluso agresivo. El trabajo de Charles es interesante aunque monótono pa- ra una obra de esta extensión en la que se repite la misma instrumentación sin cambios de colorido o enfoque. Además de un tratamiento rítmico poco atractivo y gratuito. El apartado vocal es amplio con respecto a las partes instrumentales pero a base de un canto recitado junto a numerosas partes habladas de escasa expresividad e anticuada. Los intérpretes escogidos, seguramente impuestos para su estreno mundial en Alemania, realizan un enorme esfuerzo para interpretar una obra en catalán a pesar de que su dicción es mejorable y los acentos y vocales aparecen equivocados. La elección de un contratenor para Byron tampoco parece una gran aportación. Menos ante una partitura de la dificultad de ésta, y ante la escasa calidad de un intérprete que se las vio y deseó para afinar las complejas notas agudas ante la desesperación del público.

Correcta la labor del barítono Malte Godglück como Polidori, quizá el personaje más trabajado de todos, y justas Muriel Schwarz y Margaret Rose Koenn como Mary y Claire. El papel de Percy Shelley hubo de interpretarlo el director de escena Alfonso Romero Mora mientras lo cantaba con bastante calidad desde un palco de proscenio Andreas Wagner. Correcto Lasse Penttinen como Fletcher. Martín Lukas Meister estuvo al frente de la formación de cámara Bcn216 y hasta diez percusionistas que se mantuvieron entre la escenografía al igual que el Coro del Liceo que tuvo un importante papel en la ópera como soporte musical. Interesante la puesta en escena e iluminación de Romero Mora. Un estreno que sabe a desilusión, poco ambicioso en la conjunción entre el canto y música y un reparto sin interés.